Nuevas recetas

Las mejores recetas de croissants

Las mejores recetas de croissants


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Recetas de croissants mejor valoradas

Estos croissants son un desayuno tan impresionante, y pueden ser preparados incluso por los cocineros más inexpertos. Esta receta es cortesía de Bonne Maman.

4

El exterior del rollo de media luna hace que estas albóndigas sean mantecosas y escamosas. Sumérjalos en salsa de caramelo o sírvalos con helado casero para un gusto adicional.

3.5


Croissants caseros rápidos (más)

Para ser justos, realmente no existe un croissant rápido. El proceso lleva mucho tiempo e incluso más mantequilla (también una buena cantidad de espacio en el mostrador), pero esta receta es tan rápida como parece.

La masa tiene algunos tiempos de descanso que pueden estirarse más si es necesario, lo que le permite comenzar a parar a su propio ritmo. La masa es básicamente una técnica de masa quebrada prestada, cortando grandes trozos de mantequilla fría en harina y omitiendo el intimidante proceso de laminación, es decir, doblando interminablemente alrededor de una amplia losa de mantequilla. Cuando corte la mantequilla en la harina, debe mantener los trozos grandes y planos. No del tamaño de un guisante como lo haría con una masa de tarta. Cuanto más grandes sean los trozos de mantequilla, más escamosos serán tus croissants.

Entrar en una panadería es aún más rápido, pero ese primer bocado esponjoso y escamoso hace que valga la pena. Mientras sus croissants se enfrían, ¡prepare un lote de mermelada casera para acompañar!


Estoy seguro de que recuerdas los videos de & # x201Ccan you waffle it & # x201D y & # x201Cwill it waffle & # x201D en todo YouTube hace unos años. Bueno, este es uno de mis favoritos. En 2015, Katie Quinn (a menudo conocida como KatieQ en Internet) deleitó a los espectadores con su Croffle, un trozo de masa de hojaldre sobre una plancha para gofres. Pero digamos que no tienes hojaldre y tienes croissants rancios. Puedes adivinar a dónde voy. Pon a esos chicos malos en la plancha, aplasta y devora con abundante almíbar. También puedes hacer un sándwich de pan rallado. Corta los croissants por la mitad y haz tu sándwich de desayuno de huevos revueltos (o elige mi favorito: mantequilla de almendras untada, mermelada de frambuesa y plátanos en rodajas) y deja que la plancha para gofres haga su trabajo.

Las tostadas francesas son la forma más perezosa y sencilla de hacer pasar los pasteles menos que perfectos como un desayuno recién hecho. Corte los croissants por la mitad, sumérjalos en una mezcla de huevo y leche, luego fríalos hasta que estén crujientes.


  • Calorías (kcal): 310
  • Calorías grasas (kcal): 160
  • Grasas (g): 19
  • Grasa saturada (g): 12
  • Grasa poliinsaturada (g): 1
  • Grasas monoinsaturadas (g): 5
  • Colesterol (mg): 60
  • Sodio (mg): 360
  • Hidratos de Carbono (g): 32
  • Fibra (g): 1
  • Proteína (g): 5

Hacer la masa

  • Combine todos los ingredientes de la masa en el tazón de una batidora de pie equipada con el gancho para masa. Mezcle a velocidad baja durante 3 minutos, raspando los lados del tazón una vez si es necesario. Mezclar a velocidad media durante 3 minutos. Transfiera la masa a un molde para pastel de 10 pulgadas ligeramente enharinado o a un plato de comida. Enharine ligeramente la parte superior de la masa y envuélvala bien con plástico para que no se seque. Refrigere toda la noche.

Haz la capa de mantequilla

  • Al día siguiente, corte la mantequilla fría a lo largo en trozos de 1/2 pulgada de grosor. Coloca las piezas en un trozo de pergamino o papel encerado para formar un cuadrado de 5 a 6 pulgadas, cortando la mantequilla transversalmente según sea necesario para que quepan. Cubra con otro trozo de pergamino o papel encerado. Con un rodillo, machaca la mantequilla con movimientos suaves y uniformes. A medida que las piezas comiencen a adherirse, use más fuerza. Golpee la mantequilla hasta que tenga aproximadamente 7-1 / 2 pulgadas cuadradas y luego recorte los bordes de la mantequilla. Coloque los recortes encima del cuadrado y golpéelos ligeramente con el rodillo. Refrigere mientras extiende la masa.

Lamina la masa

  • Desenvuelva y coloque la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada. Enrolle en un cuadrado de 10-1 / 2 pulgadas. Cepille el exceso de harina de la masa. Saque la mantequilla del refrigerador; debe ser flexible pero fría. Si no, refrigere un poco más. Desenvuelve y coloca la mantequilla sobre la masa de modo que las puntas del cuadrado de mantequilla queden centradas a lo largo de los lados de la masa. Dobla una solapa de masa sobre la mantequilla hacia ti, estirándola ligeramente para que la punta llegue al centro de la mantequilla. Repite con las otras solapas. Luego presione los bordes para sellar completamente la mantequilla dentro de la masa. (Un sello completo asegura que la mantequilla no se escape).
  • Enharina ligeramente la parte superior e inferior de la masa. Con el rodillo, presione firmemente la masa para alargarla un poco y luego comience a enrollar en lugar de presionar, enfocándose en alargar en lugar de ensanchar la masa y mantener los bordes rectos.
  • Enrolle la masa hasta que tenga 8 por 24 pulgadas. Si los extremos pierden su forma cuadrada, remodele suavemente las esquinas con las manos. Cepille la harina de la masa. Tome un extremo corto de la masa y dóblelo hacia atrás sobre la masa, dejando un tercio del otro extremo expuesto. Cepille la harina y luego doble la masa expuesta sobre el lado doblado. Coloque la masa en una bandeja para hornear, cubra con una envoltura de plástico y congele durante 20 minutos para relajar y enfriar la masa.
  • Repita el enrollado y el doblado, esta vez enrollando en la dirección de los dos extremos abiertos hasta que la masa tenga aproximadamente 8 por 24 pulgadas. Doble la masa en tercios nuevamente, como se muestra en la foto de arriba, quitando el exceso de harina y girando debajo de los bordes redondeados o extremos cortos con capas expuestas o manchadas. Tapar y congelar por otros 20 minutos. Dar a la masa un tercer enrollado y doblado. Coloque la masa en la bandeja para hornear y cubra con una envoltura de plástico, metiendo el plástico debajo de los cuatro lados. Refrigere toda la noche.

Dividir la masa

  • Al día siguiente, desenvuelva y enharine ligeramente la parte superior e inferior de la masa. Con el rodillo, "despierte la masa" presionando firmemente a lo largo de su longitud; no desea ensanchar la masa, simplemente comience a alargarla con estos primeros golpes. Enrolle la masa en una tira larga y estrecha, de 8 pulgadas por 44 pulgadas. Si la masa se pega al enrollar, espolvoréala con harina. Una vez que la masa tenga aproximadamente la mitad o dos tercios de su longitud final, puede comenzar a resistir el enrollamiento e incluso encogerse. Si esto sucede, doble la masa en tercios, cubra y refrigere durante unos 10 minutos, luego despliegue la masa y termine de enrollar. Levante la masa aproximadamente una pulgada de la mesa en su punto medio y permita que se encoja por ambos lados; esto ayuda a evitar que la masa se encoja cuando se corta. Verifique que haya suficiente masa en exceso en cada extremo para permitirle recortar los extremos para que queden rectos y la tira de masa tenga 40 pulgadas de largo. Recorta la masa.
  • Coloque una vara de medir o una cinta métrica a lo largo de la parte superior de la masa. Con un cuchillo, marque la parte superior de la masa a intervalos de 5 pulgadas a lo largo (habrá 7 marcas en total). Coloque la vara de medir a lo largo del fondo de la masa. Haga una marca de 2-1 / 2 pulgadas desde el final de la masa. Haga marcas a intervalos de 5 pulgadas desde este punto a lo largo de la parte inferior de la masa. Tendrás 8 marcas que caen a medio camino entre las marcas en la parte superior.
  • Haga cortes diagonales colocando la vara de medir en la esquina superior y la primera marca inferior. Con un cuchillo o una rueda para pizza, corte la masa a lo largo de esta línea. Mueva la vara de medir al siguiente conjunto de marcas y corte. Repite hasta que hayas cortado la masa en diagonal con el mismo ángulo en toda su longitud; habrás hecho 8 cortes. Ahora cambie el ángulo de la vara de medir para conectar la otra esquina superior y la marca inferior y corte la masa a lo largo de esta línea para hacer triángulos. Repita a lo largo de toda la masa. Terminarás con 15 triángulos y un pequeño trozo de masa en cada extremo.

Dar forma a los croissants

  • Con un cuchillo de cocina o un cuchillo de banco, haga una muesca de 1/2 a 3/4 de pulgada de largo en el centro del lado corto de cada triángulo. La muesca ayuda a que el croissant enrollado se enrolle en una media luna. Sostenga un triángulo de masa de modo que el lado corto con muescas quede hacia arriba y alargue suavemente hasta aproximadamente 10 pulgadas sin apretar o comprimir la masa; este paso da como resultado más capas y más loft.
  • Coloque el croissant en la superficie de trabajo con el lado con muescas más cercano a usted. Con una mano a cada lado de la muesca, comience a enrollar la masa lejos de usted, hacia el extremo puntiagudo.
  • Estire las manos hacia afuera mientras rueda para que las "piernas" se alarguen. Presione la masa con suficiente fuerza para que las capas se peguen, pero evite una compresión excesiva, que podría manchar las capas. Enrolle la masa a lo largo de su longitud hasta que el extremo puntiagudo del triángulo esté directamente debajo del croissant. Ahora doble las dos patas hacia usted para formar una forma de media luna apretada y presione suavemente las puntas de las patas para juntarlas (se separarán durante la prueba, pero mantendrán su forma de media luna).
  • Forme los croissants restantes de la misma manera, colocándolos en dos bandejas para hornear grandes con borde forradas de pergamino (8 en una bandeja y 7 en la otra). Deje el mayor espacio posible entre ellos, ya que subirán durante la prueba final y nuevamente cuando estén horneados.

Prueba los croissants

  • Haga el huevo batido batiendo el huevo con 1 cucharadita. agua en un tazón pequeño hasta que quede muy suave. Cepíllelo ligeramente en cada croissant.
  • Refrigere el huevo batido restante (lo necesitará de nuevo). Coloque los croissants en un lugar sin corrientes de aire a una temperatura de 75 ° a 80 ° F. Dondequiera que los pruebes, asegúrate de que la temperatura no sea tan cálida que la mantequilla se derrita de la masa. Tardarán de 1-1 / 2 a 2 horas en completarse la prueba. Sabrá que están listos si puede ver las capas de masa cuando los croissants se ven desde un lado, y si sacude las sábanas, los croissants se moverán. Finalmente, los croissants serán claramente más grandes (aunque no doblados) de lo que eran cuando se les dio forma por primera vez.

Hornea los croissants

  • Poco antes de que los croissants estén completamente leudados, coloque las parrillas en los tercios superior e inferior del horno y caliéntelo a una convección de 400 ° F, o 425 ° F convencional. Cepille los croissants con huevo batido por segunda vez. Pon las hojas en el horno. Después de 10 minutos, gire las hojas e intercambie sus posiciones. Continúe horneando hasta que la base esté de un color marrón uniforme, la parte superior ricamente dorada y los bordes muestren signos de coloración, otros 8 a 10 minutos. Si parecen oscurecerse demasiado rápido durante el horneado, baje la temperatura del horno en 10 ° F. Deje enfriar en bandejas para hornear sobre rejillas.

Haga consejos con anticipación

Es mejor servir los croissants apenas calientes. Sin embargo, se recalientan muy bien, por lo que cualquiera que no se coma de inmediato se puede recalentar en uno o dos días en un horno a 350 ° F durante unos 10 minutos. También se pueden envolver en plástico o papel de aluminio y congelar durante un mes o más. Los croissants congelados se pueden descongelar durante la noche antes de recalentarlos o se pueden sacar del congelador directamente al horno, en cuyo caso necesitarán unos minutos más para recalentarse.

Croissants de chocolate: Pique un poco de chocolate agridulce de buena calidad y distribúyalo a lo largo del extremo con muescas del triángulo de masa después de estirarlo; use aproximadamente 1/2 oz. o 1-1 / 2 cucharadas. para cada uno. Enróllelo como un croissant normal pero sin estirar ni doblar las piernas. Probar y hornear lo mismo.

Croissants de jamón y queso: Después de estirar, pero antes de enrollar cada croissant, coloque una fina capa de jamón en rodajas sobre la masa en el extremo con muescas. Mételo si queda más de un poco fuera de la superficie de la masa. Coloque una capa de queso rallado o en rodajas finas (lo mejor es un buen Cheddar o Gruyère) encima del jamón. Sin estirar ni doblar las piernas, enrolla la masa con fuerza. Probar y hornear lo mismo.


Cómo hacer los mejores croissants ultra mantecosos

Christina Holmes

Baker Chad Robertson hace dos cosas con los croissants mejor que nadie en Estados Unidos. Primero, despliega sin esfuerzo la pronunciación francesa cwa-ssahn sin sonar pretencioso. Pero lo que es más importante, sirve 200 croissants perfectamente crujientes pero masticables al día frescos, una hora después de salir del horno, a los hambrientos fanáticos de la panadería. Han estado dando vueltas por la cuadra de su panadería original de San Francisco durante dos décadas y su nueva ubicación, Tartine Manufactory, durante poco más de un año. “Los croissants son una impresionante hazaña de ingeniería”, explica Chad, mientras tiende panes de masa madre en el enorme horno que se encuentra al frente y al centro de Tartine Manufactory. “Para los nuestros, nos esforzamos por lograr un centro húmedo y una corteza caramelizada. Cuando muerdes uno, debería tener algo de peso, pero también simplemente romperse ".

La perfección del croissant es doble: un interior de capas finas como el papel en espiral infinita y una corteza tremendamente escamosa. Christina Holmes

El arma de Tartine & # 8217 para clavar estos contrastes es su masa maestra, que Chad y su equipo están perfeccionando constantemente. Descubrieron que laminar con mantequilla de alta calidad y alta en grasa ayudaba a evitar que los pasteles se agrietaran en el horno, al tiempo que agregaba riqueza. & # 8220La gente piensa que el sabor solo proviene de la mantequilla, pero gran parte del sabor de los croissants proviene de la fermentación, & # 8221 Chad dice sobre el proceso por el cual la levadura convierte el azúcar en dióxido de carbono y ácidos sabrosos. El equipo de Tartine se basa en una fermentación preliminar llamada billar que utiliza levadura empaquetada junto con un sabor que se desarrolla rápidamente, la técnica hace que la masa sea más fácil de enrollar. & # 8220 Al fermentar este tipo de masa se puede hacer casi cualquier cosa & # 8221, explica Fausto Echeverría, que lidera el equipo responsable de todos viennoiseries, bollería elaborada con masas con levadura. & # 8220Esta masa fermentada es mucho más fácil de darle forma, & # 8221 Fausto dice. & # 8220También tiene un sabor neutro, por lo que puede agregar ingredientes dulces o salados. & # 8221 La misma masa que usan para los croissants se moldea en bollos de desayuno con huevo y sus adorados bollos matutinos con aroma a naranja y canela.

Es decir, al extender, batir y plastificar su propia masa de hojaldre en casa, no solo se lo recompensa con un proyecto divertido que reúne a la gente en la cocina y deliciosos croissants que tienen capas aparentemente interminables. También está creando un lienzo en blanco mantecoso para otros productos horneados. Úselo para darés de molinete listo para exhibir cubierto con fruta de temporada, cerdos extra-hojaldrados en una manta o una de las siguientes recetas, desarrolladas para nosotros por los profesionales de Tartine.

La conexión francesa

Tartine y # 8217s Chad Robertson Christina Holmes

& # 8220Los estadounidenses piensan que existe & # 8217 esta cosa llamada & # 8216French croissant & # 8217 pero la verdad es que hay miles de variedades y características en toda Francia. Algunos son más densos, otros son más escamosos, algunos son más claros o más oscuros y crujientes con una textura masticable en el interior. Y cuando son geniales, son tan decadentes y satisfactorios que ni siquiera quieres otro. No soy un defensor de las vacaciones de croissants en París con atracones. & # 8221 —Tartine & # 8217s Chad Robertson

Bollos matutinos de pimiento del piquillo y almendras Christina Holmes

Cómo hornear como tartina en casa

Un empleado de Tartine durante 15 años, Fausto Echeverría comenzó como lavaplatos y se abrió camino en todas las estaciones de la cocina antes de dirigir la producción de croissants en Tartine Manufactory. Su equipo produce más de 200 de sus croissants característicos al día con la ayuda de hornos suecos futuristas, una batidora en espiral de gran tamaño y una laminadora de masa. Al hornear con sus hijos pequeños en casa, Echeverría hace pasteles que son casi tan perfectos siguiendo estos pasos.

Verifique sus pruebas Los panaderos profesionales a menudo dejan que los pasteles hechos con masa fermentada con levadura se eleven en gabinetes calientes y humidificados conocidos como cajas de prueba. Si su cocina es fresca y seca, simule la suya colocando su bandeja de pasteles con forma en una hielera grande o en un recipiente de plástico cubierto junto a un plato con agua caliente. Esto evitará que las superficies se sequen y se agrieten y permitirá que la masa tierna se estire uniformemente a medida que sube. No ensucie si los pasteles se han inflado completamente y comenzaron a caer nuevamente, se hornearán planos y deformarán.

Optimiza tu horno Tartine hornea en un horno de convección giratorio que elimina la necesidad de abrir el horno para girar durante la cocción. Echeverria recrea el efecto de convección en casa agregando un plato ancho y bajo de agua en el piso del horno durante el precalentamiento. El vapor ascendente fomenta el movimiento del aire y el calor y asegura un horneado más uniforme. La otra clave para la consistencia: dejar la puerta cerrada hasta que los pasteles tengan una buena cantidad de color. De lo contrario, tienden a caer antes de que se establezca su forma.

Mantenga las cosas frescas Según los estándares de Tartine & # 8217, los croissants tienen una ventana extremadamente corta de frescura aceptable. En casa, Fausto prueba y hornea solo lo que se propone servir ese día. Los pasteles crudos sin fermentar se pueden congelar y envasar en bolsas de plástico con cierre. La noche antes de que planee hornear, transfiera los pasteles congelados a una bandeja de hojas forrada con papel pergamino, cúbralos sin apretar con una envoltura de plástico y descongélelos en el refrigerador.

Obtener Scrappy

Masa extra Christina Holmes

No dejes que se desperdicie ni una pulgada de masa. En lugar de aplastar los restos para formar croissants torcidos, conviértelos en estos giros cursis. Cortar los recortes de la masa de croissant en rectángulos, untar un lado con crema fresca y cortar por la mitad. Da la vuelta a un extremo corto de cada rectángulo a través de la abertura dos veces. Probar como los otros daneses, espolvorear generosamente con Gruyère, luego hornear a 400 ° hasta obtener un dorado crujiente.

Obtenga la receta de tartina y croissants n. ° 8217 » Christina Holmes Obtén la receta de huevo al horno danés con kimchi y tocino » Christina Holmes Obtén la receta de los panecillos matutinos con pimiento del piquillo y almendras » Emma Star Jensen Obtenga la receta de cereza agria y pistacho danés » Christina Holmes


Lo mejor para reuniones grandes: Croissants de mantequilla clásicos pre-preparados de Sweet Street

Cuando necesite cruasanes en gran cantidad, estos pueden satisfacer esa necesidad, ya sea para abastecerse para uso semanal o para una fiesta o evento. Esta es una caja de 54 croissants, y están pre-fermentados, por lo que ocupan un poco más de espacio en el congelador que los croissants que no han sido procesados. Si bien no es necesario que aumenten, deben descongelarse antes de hornear. Los clientes sugieren descongelarlos durante la noche en el refrigerador para obtener los mejores resultados. Una ventaja adicional con este paquete grande es que el envío está incluido.


  • Para la masa de croissant (masa laminada):
  • 1 kg de harina (T55 o 65)
  • 25 g de sal
  • 120 g de azúcar en polvo
  • 60 g de levadura de panadería fresca
  • 200 g de mantequilla sin sal
  • 480g de leche tibia
  • 500g de mantequilla seca (250 + 250g)

Antes de comenzar esta receta de Croissants, asegúrese de haber organizado todos los ingredientes necesarios.

Inclina la harina en el recipiente de la batidora de pie.

Agregue la levadura en un lado del tazón.

Por otro lado, agregue la sal.

El azúcar y la sal no deben entrar en contacto directo con la levadura, ya que perdería sus propiedades crecientes.

Agrega la leche tibia (30 ° C) y la mantequilla a temperatura ambiente.

Amasar los ingredientes con el gancho amasador.

. durante unos 10 minutos a velocidad media.

Importante: si está utilizando una batidora doméstica como Kitchenaid, manténgase cerca de la batidora mientras amasa la masa, en caso de que se mueva sobre la encimera de su cocina. No tendrás este problema si estás usando un mezclador profesional.

Detenga la batidora y levante la unidad del motor.

Retire la masa pegada en el gancho.

Dividir la masa en dos bolas de 900 gramos cada una.

Coloque las bolas de masa en dos tazones separados.

. luego cubra la superficie de la masa con film transparente.

Deje reposar a 25/30 ° C durante 45 minutos. Hice esta operación en un horno caliente. Recomiendo usar un termómetro digital con sonda para monitorear la temperatura dentro del horno.

Cuando la masa haya subido, retire la película adhesiva.

Golpea la masa con la mano.

Con las manos, extienda cada bola de masa en un rectángulo.

. y transfiéralo a una bandeja para hornear forrada con film transparente.

. y guárdelo en el congelador durante 45 minutos.

Después de 20 minutos, voltee el rectángulo de masa y congele por 25 minutos más.

Doblar la masa: Saca la masa del congelador. La masa ahora debe estar firme.

. y extienda la masa a lo largo.

Suaviza la mantequilla seca con el rodillo.

Dale a la masa un cuarto de vuelta.

. y disponer la mantequilla en el centro de la tira de masa. El ancho de las partes de masa expuestas debe ser igual al ancho del trozo de mantequilla en el centro.

Doble ambos lados sobre la mantequilla. Empiece por el lado izquierdo (debe cubrir la mitad de la mantequilla).

Dobla el lado derecho. Ambos bordes deben encontrarse en el centro.

Dobla el rectángulo de masa por la mitad, a lo largo.

Ahora se realiza la primera parte de la operación de plegado.

Envuelva en film transparente y refrigere por 30 minutos.

Saca la masa del frigorífico y retira el film transparente. Coloca la masa sobre una superficie enharinada.

Estirar la masa a lo largo.

Dar a la masa un cuarto de vuelta (en sentido antihorario). Dobla la masa en tercios, comenzando por el lado derecho, luego por el lado izquierdo.

Envuelva el rectángulo de masa con film transparente.

. y refrigere por al menos 30 minutos.

Para las formas de croissant: Coloca la masa sobre una superficie enharinada.

Extiéndalo en un rectángulo grande, con un grosor de 4 mm.

Lo ideal es que las dimensiones de la masa sean de 40 x 56 cm.

Dobla el rectángulo por la mitad a lo largo.

Ábralo hacia atrás, el centro debe estar claramente marcado.

Dividir la masa en dos porciones iguales, usando una regla y un cuchillo.

Corta formas triangulares para hacer los croissants. El uso de un cortador de masa facilitará esta operación. Las formas triangulares deben tener una base de 12 cm y una longitud de 25 cm.

Usa el cortador de masa para medir la base de cada triángulo.

Marca los lados de cada triángulo con el cuchillo.

Repetir la operación para todos los triángulos, utilizando como guía la base de 12 cm del cortador de masa.

Marque las formas triangulares en todas las tiras de masa.

Cuando se hayan dibujado todos los triángulos.

. corta las formas con un cuchillo afilado.

. trabajando en un movimiento vertical. Deslice la hoja del cuchillo para cortar la masa y asegurarse de no dañar las capas laminadas.

Estire un triángulo para que sea 2 o 3 cm más largo.

Con el cortador de masa, corte una pequeña muesca (2 cm).

. en el centro de la base.

Enrolle el croissant desde la base hasta la punta.

. y haciéndolo rodar hacia ti.

Repite la operación con todos los triángulos y colócalos en una bandeja de horno antiadherente.

Glasea los croissants con una yema de huevo batida.
Hasta esta etapa, esta receta se puede preparar con anticipación y almacenar en el congelador durante varias semanas. Siempre que desee disfrutar de croissants recién hechos, simplemente sáquelos del congelador y siga el método a continuación, teniendo en cuenta que el tiempo de prueba, que se muestra en el paso 63, será más largo (aproximadamente 3 horas).

Dejar reposar a una temperatura que no supere los 25 ° C (para evitar que la mantequilla se derrita), durante unas 2 horas.
Si preparó sus croissants con anticipación, le recomiendo sacarlos del congelador por la noche, luego transferirlos a una bandeja para hornear y dejarlos reposar a temperatura ambiente durante la noche. ¡Simplemente glasee y hornee sus croissants por la mañana para disfrutarlos calientes en el desayuno!


¿Por qué estos croissants caseros son los mejores?

  • Estos son un obra de amor. ¡No hay atajos aquí! Manteniendo la masa agradable y frío, trabajando en pasos muy deliberados, se asegurará de que tenga la mayor cantidad de mantequilla y escamoso croissants.
  • Los ingredientes utilizados son ingredientes cotidianos comunes probablemente ya tengas todo lo que necesitas para hacer esta receta.
  • Esta es una gran receta que puedes personalizar con rellenos. ¡Incluso puedes hacer sándwiches con estos deliciosos croissants!
  • La masa o los croissants terminados son ideales para congelación. ¿Croissants frescos todos los días? ¡Creo que sí!
  • ¡A los lectores les encantan!

Llegamos de Francia y decidí hacer croissants caseros. Estoy muy contento de haber encontrado esta receta. ¡Estoy en mi tercer lote! A mis nietos les encantan, y también al resto de mi familia, ¡que los croissants ni siquiera duran dos días! ¡Hago un poco de chocolate y un poco! Excelente receta, gracias.


Un croissant suele ser un rollo de hojaldre con forma de media luna, mantecoso y hojaldrado de origen austriaco y francés, preparado con masa con levadura. La masa está bien cubierta con mantequilla, enrollada e incluso doblada tres veces, logrando 81 capas de mantequilla en total. Este proceso se conoce como laminación.

A continuación se muestra una guía detallada y completa paso a paso sobre cómo preparar el croissant francés perfecto. Ahora reúna su equipo y comencemos a cocinar.

Equipo necesario para la receta de croissant:

  • Cuchillo del cocinero
  • Tabla de cortar
  • Cacerola de tamaño mediano para salsa
  • Batidor
  • Termómetro instantáneo
  • Batidora de pie
  • Raspador de pasta
  • Rodillo
  • Bandeja de 2 ½ hojas
  • Tazón pequeño
  • Cepillar
  • Taza medidora
  • Cucharas medidoras
  • Rejilla de refrigeración

6 notas importantes antes de hacer Croissants

  1. Al preparar croissants, es difícil ocultar los pequeños errores en su técnica. La dificultad para preparar croissants radica en crear manualmente capas finas y uniformes de mantequilla y masa que darán como resultado un producto con la textura y el volumen adecuados. Como tal, puede ser irrazonable esperar que haga croissants perfectos en su primer intento con esta receta.
  2. Se necesitan alrededor de tres o cuatro para que la mayoría de las personas adquieran el sentimiento general de la técnica. En este sentido, la práctica y la experiencia son las claves para dominar el proceso. No obstante, lo más importante que debes recordar es que debes disfrutar del proceso.
  3. Antes de comenzar a experimentar con congelación, espelta, margarina, retardante, masa madre y tiempo, debe intentar esta receta exactamente como se detalla al menos tres veces. Lo mejor sería que aprendieras a hacer croissants decentes antes de pasar al siguiente paso.
  4. Seleccionar la harina adecuada es muy importante, ya que determinará el volumen y la textura de los croissants. Es aconsejable probar algunos tipos de harina para aterrizar en la que alcance el punto óptimo entre fuerza y ​​flexibilidad.
  5. Lo mismo ocurre con la mantequilla. Tiene que ser flexible sin ser excesivamente blando. La mantequilla orgánica con bajo contenido de agua es una excelente opción. La mantequilla con alto contenido de agua tiende a endurecerse, lo que facilita su rotura y desgarro, arruinando así las capas de croissant.
  6. Si es la primera vez que hornea croissants, es recomendable seleccionar un día frío durante el cual la temperatura ambiente sea inferior a 20 grados Celsius (68 grados Fahrenheit). Esto le da tiempo suficiente para todo el proceso y disminuye las posibilidades de que la masa absorba la mantequilla. Para asegurarse de que su croissant tenga capas escamosas, la mantequilla debe mantenerse sólida entre las capas de masa.

El primer día: preparar masa de croissant

Lo mejor es preparar la masa del croissant durante la noche. Empiece por combinar los ingredientes de la masa y amase durante 3 minutos. Amasar a ritmo bajo a medio hasta el punto en que la masa se junte.

En esta etapa se produce un desarrollo de gluten de bajo a moderado. Desea evitar el desarrollo excesivo de gluten, ya que la masa se resistirá durante el proceso de laminación.

Forme bien la masa en forma de disco y no una bola antes de refrigerar. Hacer esto le facilitará enrollar la masa en forma cuadrada el segundo día. Coloque el disco en una bandeja y cúbralo con film transparente. Ponlo en el frigorífico y déjalo toda la noche.

El segundo día: hacer una losa de mantequilla

Retire la mantequilla fría del refrigerador e inmediatamente coloque estas piezas en una losa para formar un cuadrado de 15 cm (6 pulgadas) por 15 cm (6 pulgadas) sobre un papel encerado. Cubre el cuadrado con otra capa de papel encerado.

Machaca la mantequilla con un rodillo hasta que el cuadrado mida aproximadamente 19 cm (7,5 pulgadas) por 19 cm (7,5 pulgadas). Recorta los bordes de la mantequilla y coloca los recortes en el cuadrado. Golpee ligeramente la mantequilla para lograr un cuadrado final de 17 cm (6,7 pulgadas) por 17 cm (6,7 pulgadas). Envuelva la losa de mantequilla en film y colóquela en el frigorífico para más tarde.

Antes de comenzar el proceso de laminado de masa a continuación, asegúrese de colocar suficiente harina en la superficie de trabajo para evitar que se pegue. Sin embargo, no utilices demasiada harina para integrar las capas de croissant, que serán evidentes en el producto final.

Lamina la masa

Estire el disco de masa en un cuadrado de 26 cm (10,2 pulgadas) por 26 cm (10,2 pulgadas) inmediatamente después de sacarlo de la nevera. Idealmente, el cuadrado debe ser lo más perfecto posible y tener un grosor uniforme.

Saque la tabla de mantequilla almacenada de la nevera.

Con un lado del cuadrado de masa hacia usted, coloque la mantequilla sobre la masa en un ángulo de 45 grados. Una esquina del cuadrado de mantequilla debe estar frente a ti. Dobla una solapa de la masa sobre la bofetada de mantequilla de modo que la punta / esquina de la masa esté en el centro de la bofetada de mantequilla.

Repite este proceso para las tres solapas de masa restantes. Asegúrese de que los bordes de las solapas se superpongan ligeramente y encierren la mantequilla por completo. Presione los bordes ligeramente con la palma de sus manos para sellar las costuras.

A continuación, debe extender la masa con la mantequilla sellada. Coloque pequeñas cantidades de harina en su superficie de trabajo y en el rodillo. Estire la masa para hacer un rectángulo de 20 cm (8 pulgadas) por 60 cm (24 pulgadas). Lo mejor sería enrollar desde el centro de la masa hacia los bordes. Evite rodar de un lado a otro de la masa. Esto le permite mantener un grosor uniforme.

También puede girar la masa 180 grados para mantener el grosor más uniforme (la gente tiende a usar menos presión al rodar hacia ellos que al alejarlos). Utilice estos métodos de laminación durante todo el proceso. Apunta a hacer la masa más larga que ancha y asegúrate de que los bordes estén lo más rectos posible.

Doblar la masa en tercios (un tercio encima de sí misma y el otro lado encima), cubrir con un film transparente y guardar en el frigorífico durante 30 minutos. Sáquelo y extiéndalo por segunda vez en el mismo rectángulo de 20 cm (8 pulgadas) por 60 cm (24 pulgadas). Dóblalo en el mismo estilo de letra que antes y colócalo en el refrigerador por otros 30 minutos.

Sáquelo y extiéndalo por tercera vez en un rectángulo de 20 cm (8 pulgadas) por 60 cm. Cubrir con film transparente y dejar en la nevera durante la noche hasta el tercer día. Recuerda rotar la masa 90 grados antes de volver a enrollar. El extremo cerrado de la masa siempre debe mirar hacia afuera. Deberías terminar con 27 capas de mantequilla en total.

En algunos casos, puede resultarle difícil hacer que la masa supere, digamos, 50 cm (20 pulgadas). Si esto sucede, deje de enrollar la puerta para evitar dañar las capas. Cubra la masa y deje que el gluten se relaje durante unos 10 a 20 minutos en su refrigerador antes de continuar.

Resumen de los pasos mencionados anteriormente

  • Estire la masa a 20 cm (8 pulgadas) por 60 cm (24 pulgadas) y dóblela en forma de letra.
  • Refrigéralo por 30 minutos.
  • Girar 90 grados
  • Estire la masa a 20 cm (8 pulgadas) por 60 cm (24 pulgadas) dóblela en forma de letra
  • Refrigera por 30 minutos
  • Girar 90 grados
  • Estire la masa a 20 cm (8 pulgadas) por 60 cm (24 pulgadas) dóblela en forma de letra
  • Refrigéralo durante la noche hasta el tercer día.

Cada paso de laminado de masa debería llevarle solo unos minutos. Si le toma más tiempo debido a la inexperiencia inicial, puede doblar, tapar y refrigerar la masa durante 20 minutos. Puede reanudar el proceso después de que la masa haya reposado. Este es un paso de precaución vital, que asegura que la mantequilla se mantenga sólida.

El tercer día - Divida la masa:

Saca la masa de la nevera. Coloque una pequeña cantidad de harina sobre su superficie de trabajo. Extienda la masa suavemente en una tira larga y estrecha de 20 cm (8 pulgadas) por 110 cm (43,3 pulgadas). La masa puede comenzar a resistir o encogerse durante esta etapa. Si esto sucede, dóblelo en tercios y colóquelo en el refrigerador durante unos 10 a 20 minutos para que descanse.

Es fundamental no luchar con la masa cuando ya no aguanta más.

¿Podrías dejarlo en la nevera para que repose? Puede terminar arruinando un trabajo completo de dos días.

With utmost care, lift the dough a few centimeters when it has reached the intended shape and dimensions. This allows it to shrink back from either side, and thus, it will not shrink during the cutting process. The length of your strip of dough should allow you to trim both ends to make them straight while leaving a length of approximately 100 cm (39.4 inches).

Shape Your Croissants

Place the tape measure along the topside of the dough. Using the knife, mark the dough’s top side along its length at 12.5cm (4.9 inches) intervals. There should be 7 marks in total.

Next, place the tape measure along the bottom and, using the Knife, make a mark at 6.25cm (2.46 inches) from one end. From this point, continue making marks at 12.5cm (4.9 inches) intervals. There should be 8 marks in total. Overall, the top and bottom marks should not align and form your croissant triangles’ bases.

Starting from one top corner, make a diagonal cut that goes down to the first bottom mark. Repeat these diagonal cuts for the entire length of the dough. Switching angles and starting from the other top corner, make a diagonal cut going down to the last bottom mark. Repeat this process for the entire length of the dough to create triangles. You should create 15 triangles alongside a few pieces of dough.

Make notches that are 1.5cm (0.6 inches) long at the center of every triangle’s short sides using the knife. Next, elongate every triangle gently to approximately 25 cm (9.9 inches). You can do this by hand.

However, elongating with a rolling pin can produce better results. You have to do this very carefully, putting minimal pressure on the dough triangles. Feel free to experiment with both methods to determine which suits you best.

Now that you cut notches at the center of the dough triangles’ short ends move your hands outwards from the middle to roll the two wings. Try to create the intended shape with a longer and thinner point. Also, it is good practice rolling the dough tightly with sufficient pressure at the beginning to ensure that the layers stick together. Take care not to damage the layers by applying too much pressure.

Proof and Bake

Start by arranging your croissants on baking sheets. Ensure that you keep sufficient space between the croissants such that they do not touch when you proof and bake them. Add a teaspoon of water to the egg and whisk until it is smooth. Carefully apply a thin coating of egg wash to the croissants.

Make sure that you proof your croissants draft-free. The ideal temperature should be 24 to 26.5 degrees Celsius (76 to 79 degrees Fahrenheit). Temperatures above this range increase the chances of the butter leaking out.

You should proof your croissants for approximately 2 hours. Gently shake the baking sheet to see if the croissants wiggle slightly. This way, you can tell if the croissants are ready. When you look at the croissants from the side, you should see the dough layers.

Preheat your oven at 200 degrees Celsius (390 degrees Fahrenheit) for convection ovens and 220 degrees Celsius (430 degrees Fahrenheit) for conventional ovens. Apply a thin second layer of egg wash to the croissants just before you bake them. Bake the croissants at 200 degrees Fahrenheit for about 18 to 20 minutes.

Reduce the oven temperature slightly if the browning happens too quickly. When it comes to baking, you have to learn from experience, as not all ovens are similar. As you bake several batches, you get to learn the perfect temperature and timing for your own oven.

When the croissants are ready, take them out of the oven and leave them on the baking sheet for a few minutes. Finally, you can transfer them to a cooling rack. It is best to consume your French croissants when they are warm and fresh.


Resumen de la receta

  • 1/2 ounce active dry yeast
  • 1/4 cup warm water (110 degrees to 115 degrees)
  • 1/4 taza de azucar
  • 2 tablespoons unsalted butter, melted, plus more for bowl
  • 2 1/3 cups (12 ounces) bread flour
  • 3 cups plus 3 tablespoons (1 pound) all-purpose flour, plus more for working
  • 1 tablespoon salt
  • 2 cups warm whole milk (100 degrees to 115 degrees)
  • 1/4 cups all-purpose flour
  • 2 cups (4 sticks) unsalted butter, slightly softened
  • 1 huevo grande, ligeramente batido

Make the dough: Stir yeast, water, and 1 teaspoon sugar in a bowl. Let stand until foamy, about 5 minutes. Butter a large bowl set aside. Put bread flour, all-purpose flour, remaining 3 tablespoons plus 2 teaspoons sugar, and the salt into the bowl of an electric mixer fitted with the dough hook mix on low speed until combined. Add yeast mixture, milk, and butter mix until dough just comes together.

Knead dough: Scrape dough out onto a lightly floured work surface. Using lightly floured hands, knead until smooth, about 3 minutes. Transfer to buttered bowl, turning to coat.

Let dough rise: Cover dough with plastic wrap transfer to the refrigerator. Let rise until doubled in bulk, about 2 hours (dough should not spring back when you press it with your finger).

Make the butter package: About 45 minutes after the dough begins rising, put flour and butter into the clean bowl of an electric mixer fitted with the paddle attachment. Mix on medium speed until well combined, 3 to 4 minutes. Scrape butter mixture out onto a piece of parchment paper shape into a rectangle. Top with parchment, and roll out to an 8-by-10-inch rectangle. Transfer to a baking sheet, and refrigerate 30 minutes.

Roll out dough: Turn out dough onto a lightly floured work surface shape into a rectangle. Roll out to a 10 1/2-by-16-inch rectangle, about 1/2 inch thick, with short side facing you.

Place butter package on dough: The butter package should be cool but pliable your finger should leave an indentation but the butter should still hold its shape. If too soft, continue to refrigerate if too firm, let stand at room temperature briefly. Place horizontally on bottom half of dough remove parchment. Fold top half of dough over butter package, and pinch edges of dough to seal.

Roll in butter: Turn dough so that a short side is facing you and the seam is on the right. Roll out to a 10-by-20-inch rectangle, about 1/2 inch thick (keep the corners as square as possible).

Fold dough into thirds: Remove any excess flour with a pastry brush. Starting at the far end, fold rectangle in thirds as you would a business letter (this completes the first of 3 "turns").

Mark dough: Mark the dough with your knuckle (later, this will help you remember how many turns have been completed). Wrap dough in plastic, and refrigerate 1 hour.

Repeat process: Remove from refrigerator, and press the dough it should be pliable but have some resistance. If too soft, return to refrigerator if too firm, let stand at room temperature, 5 minutes. Repeat the preceding three steps to complete two more turns (make 2 marks for the second turn and 3 marks for the third turn) always start with a short side facing you and the seam on the right, rolling lengthwise before crosswise. After the second turn, wrap dough in plastic, and refrigerate 1 hour. After the third and final turn, wrap dough in plastic, and refrigerate 8 hours (or overnight).

Roll out and chill dough: Turn out dough onto a lightly floured work surface, and roll out to a 30-by-16-inch rectangle. If dough becomes unmanageable, cut in half crosswise, and roll out two 15-by-16-inch rectangles (refrigerate 1 piece as you work with the other). Chill in freezer 15 minutes. Remove dough, and remeasure: It should match original dimensions if not, roll out again. If dough becomes too warm or elastic, chill in freezer, 15 minutes.

Cut dough: Cut dough into two 30-by-8-inch rectangles (or four 15-by-8-inch rectangles). Stack rectangles, lining up edges (if you have four smaller rectangles, make two stacks).

Trim dough and cut into triangles: Using a pastry or pizza wheel and cutting at a 20-degree angle, trim a small wedge from one short side to create an angled side. Cut dough into triangles, each with a 4 1/2-inch base. You should have about 20 total.

Cut slits: Cut a 1-inch slit in the middle of the base of each triangle. Separate the stacks, transferring half the triangles to a parchment-lined baking sheet cover, and refrigerate.

Begin shaping croissants: Working with one triangle at a time and keeping remaining triangles covered with a clean kitchen towel, hold the two corners of the base, and stretch to lengthen it slightly. Grasp inner corners formed by the slit in the base, and lift and stretch them toward the outer sides of the triangle press to seal.

Roll croissants: Using your fingertips, roll the base of the triangle up and away from you, stretching the dough slightly outward as you roll to elongate the point (when finished, the point should be tucked under the croissant).

Finish shaping croissants: Bend the two ends toward you to form a crescent shape (the ends should almost touch). Transfer to parchment-lined baking sheets, spacing croissants 2 inches apart. Repeat with remaining triangles. Cover loosely with plastic wrap, and let stand in a warm place until croissants have doubled in bulk and are very soft, 1 1/2 hours to 2 1/4 hours, depending on the temperature of room.

Brush with egg: Preheat oven to 400 degrees, with racks in upper and lower thirds. Brush tops of croissants with egg. Bake, rotating sheets halfway through, until croissants are puffed and golden brown, 20 to 25 minutes. Let cool slightly on sheets on wire racks. Sirva tibio oa temperatura ambiente.


Quick Croissants

Not too long ago I saw this idea of making a quick dough for croissants and really kept my attention. Is it really possible? Who in the world doesn't love croissants but we always postpone to make them because of the long process a classic croissant dough requires.

No doubt that homemade croissants are the best of all when not in Paris :). Sometimes can be really hard to find really good croissants at the bakeries out there. I was very thrilled to find this recipe and gave it a try immediately and I really love it.

It is so easy.. it really takes no more than 20 minutes of work. the rest is simply waiting, and the croissants are wonderful. They are probably not as flaky as the classic ones but for all the little work involved they are just perfect. Crispy on the outside, buttery, flaky, a perfect treat for breakfast or brunch. You can serve it as it is with a bit of jam alongside your coffee or tea, or even prepare a delicious sandwich. I am craving for some just as I am writing these words right now. :)

This is a recipe I will definitely make pretty often, I already did it for about five times by now and each time they were devoured almost immediately. My little culinary judges, my daughters, were really delighted by these quick croissants. Give them a try, you will love them.