Nuevas recetas

Una nueva investigación dice que comer los alimentos en su oficina probablemente esté arruinando su dieta

Una nueva investigación dice que comer los alimentos en su oficina probablemente esté arruinando su dieta


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Malas noticias: esos obsequios de oficina en realidad podrían costarle su salud.

Puede pensar que la dona o un puñado de pretzels gratis ocasionalmente entre reuniones es inofensivo, pero una nueva investigación sugiere que podría no ser el caso. Un estudio que involucró a 5.222 empleados en los EE. UU. Dice que los alimentos que normalmente se encuentran en las oficinas están llenos de calorías, sodio y granos refinados, lo que puede descarrilar una dieta que de otro modo sería saludable.

Manténgase al día sobre lo que significa saludable ahora.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas deliciosas y saludables.

Al presentar sus hallazgos a principios de esta semana en una conferencia anual celebrada por la Sociedad Estadounidense de Nutrición, Onufrak dijo que su estudio utilizó datos de una encuesta nacional de hogares emitida por el Departamento de Agricultura de EE. UU. Sobre alimentos que se compraron o encontraron, en lugares como una oficina. cocina o área de refrigerios — por estadounidenses cada semana.

Onufrak y sus investigadores observaron qué bocadillos y golosinas indulgentes se compraban en máquinas expendedoras y cafeterías corporativas, o se recogían en áreas comunes donde había comida gratis. También estuvieron atentos al catering servido en reuniones o eventos sociales especiales celebrados en los lugares de trabajo.

Más del 25 por ciento de los encuestados habían comido bocadillos en la oficina al menos una vez, y los que comieron bocadillos comieron más de 1.300 calorías por semana. ¿El peor culpable? Comida gratis. Más del 70 por ciento de esas calorías provienen de alimentos que no cuestan nada.

"Nos sorprendió un poco que muchos de los alimentos fueran gratuitos", dijo Onufrak al Boston Globe. También se preguntó si los trabajadores que encontraron comida gratis (como una docena de donas cerca de una máquina de café) no consideraron qué tipo de impacto calórico tendría.

Onufrak dice que los empleadores deben utilizar programas de bienestar en el lugar para comenzar a discutir la nutrición en el lugar de trabajo y concentrarse en almacenar opciones saludables en cafeterías, máquinas expendedoras y el mostrador de bocadillos gratuitos para brindar un mejor servicio a los empleados.

Como mínimo, estos nuevos hallazgos podrían ser el recordatorio que necesita para saltarse esa galleta la próxima vez que se levante para servirse un café recién hecho; el tratamiento "gratis" simplemente no vale la pena.


¿Debería tomar suplementos? Un dietista registrado explica

Alrededor del 50% de los estadounidenses toman un suplemento dietético. ¿Realmente nos estamos volviendo más saludables o simplemente desperdiciamos nuestro dinero?

¿No sería bueno simplemente tomar una pastilla y no preocuparse por comer sus verduras? Desafortunadamente, realmente no funciona así cuando se trata de suplementos de vitaminas y minerales. Alrededor del 50% de los estadounidenses informa que toma algún tipo de suplemento dietético, y alrededor del 30% toma un multivitamínico. También estamos gastando miles de millones de dólares (alrededor de $ 40 mil millones en 2014) en suplementos. Eso es una inversión bastante grande, especialmente si se considera que el 90% de nosotros no comemos suficientes frutas y verduras. Entonces, ¿debería tomar un suplemento? Aquí y apueste lo que pienso sobre los nutrientes en forma de píldora.


¿Qué es la dieta CICO y realmente puede ayudarlo a perder peso?

El plan de pérdida de peso ha ganado popularidad en Reddit, Instagram y otros sitios de redes sociales por su enfoque simple: ingiera menos calorías de las que quema. Pero, ¿es una forma segura y eficaz de recortar kilos?

¿Es posible tener tu pastel y comértelo también, siempre que quemes suficientes calorías para compensarlo? En cierto modo, esa es la idea detrás de la tendencia actual de la dieta & # x27calorías dentro, calorías fuera & # x27 (CICO), un giro en un principio probado de pérdida de peso: siempre que queme más calorías de las que ingiere, perder peso.

Pero algunas personas están tomando eso como una licencia para vivir de la comida chatarra, siempre y cuando las matemáticas funcionen.

Echa un vistazo al hashtag #CICO en Instagram y verás imágenes de Pop Tarts, pastel, papas fritas, pizza y poutine que se ofrecen como evidencia de que puedes darte un capricho y aún perder peso.

Mientras tanto, los usuarios de Reddit han publicado miles de mensajes sobre la dieta, con hilos como este que comienza con: "Estaba deseando desayunar McDonald & # x27s esta mañana y me complací (porque sé que puedo hacerlo encajar)".

McDonald's era uno de los favoritos de Jon Stock, un entrenador personal en Brooklyn, Nueva York, quien admite que ha usado la dieta CICO periódicamente para perder peso y mantenerlo, particularmente cuando pensó que bajar algunas libras lo ayudaría con sus objetivos de rendimiento físico. .

La conveniencia y los resultados rápidos fueron dos razones principales para utilizar el enfoque, dice Stock. “Llegaba al punto en el que estaba tan ocupado que iba corriendo a McDonald's y ordenaba comida en función de la cantidad de calorías”, explica. Ese enfoque lo ayudó a perder peso, pero a expensas de tener suficiente energía para hacer ejercicio. “Simplemente te sientes gravado”, dice, y atribuye su falta de resistencia a haber priorizado la restricción de calorías sobre la obtención de suficiente combustible nutritivo para mantenerse al día con el nivel de actividad deseado.


La fábrica

"Esos son pollos", dijo Crake. "Partes de pollo. Solo las pechugas, en esta. También tienen unas que se especializan en baquetas, doce por unidad de crecimiento". "Pero no hay cabezas ..." Esa es la cabeza en el medio ", dijo la mujer." Hay una boca que se abre en la parte superior, arrojan nutrientes allí. Sin ojos ni pico ni nada, no los necesitan ". Margaret Atwood, Oryx y Crake (2003)

Les enseñamos a los niños que "el viejo MacDonald tenía una granja" y que en esa granja tenía una vaca (moo moo), una cabra (baa baa), un pollo (cluck cluck) y un cerdo (oink oink). La realidad, la mayoría de nosotros sabemos, es que Old MacDonald fue reemplazado en gran parte hace mucho tiempo por operaciones masivas dirigidas por corporaciones multinacionales que a menudo ni siquiera llevan el nombre de "granja". Las granjas familiares fueron responsables del 90 por ciento de la producción de pollo de los Estados Unidos hasta alrededor de la década de 1960. En la actualidad, se estima que aproximadamente el 99 por ciento de los animales criados para el matadero en los Estados Unidos viven en granjas industriales.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, las familias crecieron cada vez más y produjeron menos de sus propios alimentos en pequeñas fincas, y esas operaciones se consolidaron en la creciente industria alimentaria, que comenzó a aplicar técnicas de manufactura a la cría de ganado para que los crecientes millones, luego, miles de millones podrían ser alimentados de forma rápida y barata. A mediados del siglo XX, las granjas industriales eran tan ubicuas que las granjas "Old MacDonald" de nuestra imaginación infantil se estaban convirtiendo rápidamente en una especie en peligro de extinción.

En la legislación estadounidense, las granjas industriales se denominan operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés). En la práctica, las granjas industriales son muy grandes: cuatro granjas en los Estados Unidos producen el 80 por ciento del ganado criado para el matadero y la mitad de los pollos. Son operaciones que crían ganado en condiciones muy confinadas y de alta densidad con más de 125,000 animales bajo un mismo techo. La empresa de producción de alimentos más grande de los Estados Unidos es Tyson Foods, que reportó ingresos de $ 32 mil millones en 2011. Tyson emplea a 115,000 personas y tiene 400 centros de operaciones en los Estados Unidos. Trabaja con cerca de 7.000 granjas que le suministran animales para las etapas finales de vida, sacrificio y procesamiento. El ciclo de vida de un animal a través de operaciones agrícolas a gran escala es generalmente: nacimiento en una granja (la mayoría proviene de fábricas según lo define la EPA), traslado a un corral de engorde para "terminar" (una "ciudad" altamente confinada para los animales) y finalmente, procesamiento en una planta como Tyson. En 2010, Tyson "procesó" (sacrificó) un promedio de 42,3 millones de pollos, 143.000 vacas y casi 390.000 cerdos. por semana. La empresa obtiene sus beneficios procesando animales en circunstancias eficientes y brutales. Por ejemplo, en 1925, el pollo Tyson promedio vivía aproximadamente 112 días, pesaba alrededor de 2.5 libras en el momento del sacrificio y había consumido alrededor de 4.7 libras de grano por libra de su peso corporal. En 2010, el mismo pollo vivió solo 45 días, fue sacrificado con un peso promedio de 5.63 libras y consumió solo 1.92 libras de grano por libra. En pocas palabras, los animales viven menos de la mitad, comen la mitad y tienen más del doble del tamaño que tenían hace 100 años.

La eficiencia de estas operaciones les ha permitido producir una cantidad cada vez mayor de animales para aumentar sus ganancias. Las primeras décadas del siglo XX vieron la introducción de suplementos vitamínicos. Combinado con la iluminación artificial, permitió que los animales se criaran en interiores (las gallinas incluso pondrán huevos durante todo el año, ahora) y con un peso corporal cada vez mayor. El advenimiento de la refrigeración significó que la carne de los animales podía conservarse mucho más tiempo y transportarse a mayores distancias antes de estropearse. Un conocimiento cada vez mayor de la genética llevó a la cría selectiva de las aves más fuertes y saludables. En la década de 1950, la vacunación del ganado se convirtió en estándar. Casi al mismo tiempo, el avance tecnológico más grande y citado con mayor frecuencia en la cría intensiva se produjo con la introducción de antibióticos de baja calidad en el suministro de agua y alimento de los pollos. Los agricultores estaban criando animales en cantidades tan grandes que se pensaba que las enfermedades podían acabar con un gran número de ellos rápida y fácilmente. Se pensaba que la aplicación de antibióticos reduciría parte de ese riesgo. También significaba que podían criarse en condiciones mucho menos estériles. Pero también hubo una consecuencia imprevista: los animales engordaron rápidamente. Resulta que los antibióticos matan la bacteria, que forma el microbioma, que se encuentra en las entrañas de todos los animales y ayuda a digerir los carbohidratos. Incapaz de procesar las bacterias, el animal aumenta de peso y rápidamente. La causa de un aumento de peso tan rápido no se entendió hasta principios de 2013, pero se convirtió en un método estándar de engorde de ganado en la década de 1950. Hoy en día, alrededor del 80 por ciento de todos los antibióticos producidos en los EE. UU. Se utilizan para el ganado.

Estas son solo algunas de las formas en que las granjas industriales pueden satisfacer la demanda cada vez mayor de alimentos de origen animal. Como era de esperar, la disponibilidad de grandes cantidades de carne barata ha aumentado de forma pronunciada la demanda. La persona promedio en los Estados Unidos ahora come alrededor de 270 libras de carne al año. El consumo de carne de res ha disminuido, pero el consumo general, de pescado, carne, aves y huevos, ha seguido aumentando de manera constante. Durante los últimos 100 años, el consumo de carne ha crecido de manera constante en proporción al resto de nuestras dietas, y ahora representa aproximadamente el 15 por ciento de las calorías en la dieta promedio de un ciudadano estadounidense. Gracias al crecimiento de la población y la demanda en los países en desarrollo, se prevé que el consumo de carne a nivel mundial se duplique para el año 2050. Todo esto tiene un costo muy alto, un costo que, según muchos expertos, será devastador.


¿Las "comidas trampa" ayudan o perjudican su dieta?

Eres bueno cuidando lo que comes. Pero de vez en cuando, derrocha en una comida que definitivamente no está en ningún plan de pérdida de peso.

Cleveland Clinic es un centro médico académico sin fines de lucro. La publicidad en nuestro sitio ayuda a respaldar nuestra misión. No respaldamos productos o servicios que no sean de Cleveland Clinic. Política

¿Son las "comidas trampa" algo bueno o malo? Nuestros dietistas comparten sus puntos de vista:

Con: los tramposos nunca ganan

"Con las 'comidas trampa', lo único a lo que estás engañando eres a ti mismo", dice Anna Taylor, MS, RD, LD, CDE.

Si espera perder 1 libra por semana y quemar 2000 calorías por día, tendrá que reducir 500 calorías por día. Eso significa consumir no más de 1500 calorías por día.

Una comida trampa que consiste en una hamburguesa doble con queso con papas fritas y un batido puede costarle más de 2,000 calorías.

"Una vez que ha agregado otras comidas y refrigerios, literalmente cancela la mitad de su arduo trabajo para alcanzar sus objetivos de calorías y ejercicio durante toda la semana", dice ella.

Pro (con algunas advertencias)

Kate Patton, MEd, RD, CSSD, LD, está de acuerdo con las comidas trampa como una recompensa positiva, siempre que compensen las calorías adicionales en otro lugar del día.

"Puede hacer ejercicio durante un período de tiempo más largo o con mayor intensidad, por ejemplo", dice.

Si las comidas trampa ayudan o duelen depende de la persona, dice Julia Zumpano, RD, LD.

"Si te sientes menos privado al comer ese pedazo de pastel, o hamburguesa y papas fritas, y no sientes que tienes que pedir uno de todo lo que hay en el menú, podrías obtener mejores resultados a largo plazo", dice.

Pero sepa que darse el gusto de comer alimentos "prohibidos" puede hacer que empiece a desearlos. "Y si tiene un historial de comer en exceso o atracones, las comidas trampa pueden desencadenar esos comportamientos", señala.

¿Vas a hacer trampa? Se inteligente

Kristin Kirkpatrick, MS, RD, LD, recomienda ser estratégico si decide hacer trampa. "No planee una comida trampa sólo para volverse loco con su dieta", dice.

“Permítase dejar su dieta para un evento especial. Si descubre que no tiene ganas de hacer trampa, entonces no lo haga, no lo fuerce ".

Además, mantenga esas opciones de comida trampa bastante saludables, agrega la Sra. Patton:

  • Pida una hamburguesa con queso simple en lugar de una hamburguesa con queso doble con tocino.
  • Comparta sus papas fritas.
  • Divida una pasta primavera en lugar de pedir un fettuccine Alfredo entero.

¿Cómo te está funcionando esa dieta?

Si descubre que ha creado un patrón de comidas trampa, "su dieta probablemente no sea aceptable", dice la Sra. Taylor. Muchas dietas son demasiado estrictas.

Todo lo que comes no tiene por qué ser el sueño de un dietista, señala. Comience con una base de productos ricos en fibra, cereales integrales, proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa y grasas saludables.

Entonces date algo de flexibilidad:

  • Para mantener salud, coma alimentos saludables el 80 por ciento del tiempo y permítase un 20 por ciento de margen de maniobra (practicando el control de las porciones).
  • Para mejorar salud, coma alimentos saludables el 90 por ciento del tiempo y permítase un 10 por ciento de margen de maniobra.

En resumen: no uses la comida para recompensarte, castigarte o consolarte. Esfuércese por mantener una relación saludable con la comida y disfrutará de un peso saludable, mientras además disfrutando de sus comidas.

Cleveland Clinic es un centro médico académico sin fines de lucro. La publicidad en nuestro sitio ayuda a respaldar nuestra misión. No respaldamos productos o servicios que no sean de Cleveland Clinic. Política


Evite las modas: por qué debería seguir una dieta de alimentos reales

Has decidido intentar bajar de peso y llevar una dieta más saludable para sentirte mejor y no te duelan tanto las articulaciones. Bueno. ¿Ahora que? No hay escasez de dietas y consejos dietéticos. ¿Cuál es el mejor enfoque?

Cleveland Clinic es un centro médico académico sin fines de lucro. La publicidad en nuestro sitio ayuda a respaldar nuestra misión. No respaldamos productos o servicios que no sean de Cleveland Clinic. Política

Hablamos con Roxanne B. Sukol, MD, MS, un médico de medicina interna con experiencia especial en la prevención de enfermedades crónicas, para su consejo.

La Dra. Sukol ha pasado gran parte de su carrera explorando el impacto de lo que come la gente en su salud y bienestar, incluido el suyo. Ayuda a sus pacientes y a otras personas a encontrar sus propios caminos individuales hacia formas sostenibles de cambiar sus hábitos alimenticios.

Comprender la estrategia común de la mayoría de las dietas.

& # 8220Creo que muchas dietas tienen una estrategia particular en común, que es aumentar la cantidad de comida real que la gente come y disminuir la cantidad de calorías fabricadas, que incluyen carbohidratos despojados, & # 8221, dice el Dr. Sukol.

Los carbohidratos eliminados se han procesado de manera que eliminan las partes más nutritivas. Por ejemplo, para hacer harina blanca, se eliminan el salvado y el germen. Otros carbohidratos despojados son el arroz blanco, el almidón de maíz y el azúcar.

& # 8220No es una coincidencia que la harina blanca, el almidón de maíz y el azúcar en polvo se vean exactamente iguales & # 8221, dice el Dr. Sukol. & # 8220 Nosotros & # 8217 hemos eliminado la identidad original de esos productos, y todo lo & # 8217 que queda es una pila de polvo blanco. & # 8221

De todos modos, ¿qué es la comida de verdad?

& # 8220La comida real viene en 11 variedades & # 8221, dice el Dr. Sukol. Estos son frutas, verduras, frijoles, cereales integrales, nueces, semillas, lácteos, huevos, carne, pescado y aves. & # 8220 Esta es la comida que nos nutre & # 8221, dice.

Eso no significa que todos comerán todo lo que está en la lista. Algunas personas tienen alergias (a los frutos secos, por ejemplo) o determinadas intolerancias (como a la lactosa o al gluten). Y algunas personas optan por no comer algunos alimentos, como los vegetarianos (que no comen carne o pescado) o los veganos (que también evitan los huevos y los lácteos).

Pero si quieres alimentarte, esas son las opciones, y todo lo demás es entretenimiento. No estoy diciendo que no puedas comer artículos divertidos, solo ten en cuenta que no te nutren.

& # 8220 No & # 8217t me privo de todas las golosinas, & # 8221, dice. & # 8220Si voy a algún lado y hay & # 8217s un plato de brownies, podría comerme uno. & # 8221 Se trata de tomar decisiones personales. ¿Qué tan bien quieres ser nutrido y cuánta comida entretenida necesitas para no sentirte privado?

Cómo establecer metas alimentarias realistas

Si su objetivo es llevar una dieta más nutritiva, no intente hacer un cambio completo de una sola vez. Intentar alcanzar la perfección es probablemente una receta para el fracaso.

El Dr. Sukol recomienda prestar atención a la cantidad de carbohidratos eliminados que consume durante una semana o dos, y luego decidir reducirla en una cierta cantidad, tal vez un 30%. Y luego pruébalo. También sugiere reemplazarlo por algo más que te guste.

Y no se centra en las calorías ni en el tamaño de las porciones. & # 8220Tu cerebro puede diferenciar entre comida real y entretenimiento & # 8221, dice. Si se alimenta con alimentos que lo nutren, no sentirá tanta hambre. Ella anima a las personas a confiar en cómo se sienten. & # 8220Tu cuerpo te está diciendo algo, & # 8221 ella dice. & # 8220Escucha. & # 8221

¿Qué come el Dr. Sukol?

La gente suele hacer suposiciones sobre lo que come la Dra. Sukol, pensando de diversas formas que podría ser vegana o seguir una dieta paleo o Weight Watchers®. En una de las publicaciones de su blog, deja las cosas claras. Aquí hay una versión abreviada:

Desayuno: Tomé una taza de café negro, un plato de gazpacho (sopa fría de verduras) y unas fresas.

Almuerzo: A menudo tengo sobras de la cena de la noche anterior, como estofado o verduras. Suele contener frijoles, tofu, pollo o pescado. O un aguacate, espolvoreado con sal, o un plato de sopa casera y un par de piezas de fruta. La merienda de la tarde consiste en frutos secos (de todos y cada uno), una pieza de fruta y un trozo de chocolate negro. Mantengo un cuchillo pequeño y una tabla de cortar en el trabajo para cortar cosas como tomates y pepinos.

Cena: Podría comer salmón, bacalao, sopa de frijoles, huevos escalfados en salsa de tomate, albóndigas de pavo o atún enlatado. Siempre hay una ensalada verde y una o más verduras, una de las cuales es verde. La ensalada puede ser solo lechuga, aceite de oliva y una pizca de sal. Hay ocasionalmente batata, quinua, kasha o arroz integral.

Este artículo apareció originalmente en Cleveland Clinic Arthritis Advisor.


Informe de la OMS dice que comer carne procesada es cancerígeno: comprensión de los hallazgos

La semana pasada, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el consumo de carne procesada es "cancerígeno para los seres humanos (Grupo I)", y que el consumo de carne roja es "probablemente cancerígeno para los seres humanos ( Grupo 2A) ”. El informe diferencia las dos carnes de la siguiente manera:

  • Carne procesada - carne que se ha transformado mediante salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos para realzar el sabor o mejorar la conservación
  • carne roja - carne de músculo de mamífero sin procesar, como carne de vacuno, ternera, cerdo, cordero, cordero, caballo y cabra

El consumo de carne procesada se clasificó como cancerígeno y la carne roja como probablemente cancerígena después de que el Grupo de Trabajo de la IARC, compuesto por 22 científicos de diez países, evaluó más de 800 estudios. Las conclusiones se basaron principalmente en la evidencia del cáncer colorrectal. Los datos también mostraron asociaciones positivas entre el consumo de carne procesada y el cáncer de estómago, y entre el consumo de carne roja y el cáncer de páncreas y próstata.

  • El procesamiento de la carne, como el curado (p. Ej., Mediante la adición de nitratos o nitritos) o el ahumado, puede conducir a la formación de sustancias químicas potencialmente cancerígenas (cancerígenas) como los compuestos N-nitrosos (NOC) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH).
  • La carne también contiene hierro hemo, que puede facilitar la producción de NOC cancerígenos.
  • La cocción, especialmente la cocción a alta temperatura, incluida la cocción de carnes sobre una llama (por ejemplo, freír en sartén, asar a la parrilla, asar a la parrilla), también puede producir sustancias químicas cancerígenas, incluidas las aminas aromáticas heterocíclicas (HAA) y los PAH.

Para ayudar a explicar mejor los hallazgos del informe, hablamos con Kana Wu, miembro del Grupo de trabajo de monografías de la IARC para este informe y científico investigador principal en el Departamento de Nutrición de Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública.

El Grupo de Trabajo de la IARC dijo que la carne roja es "probablemente" cancerígena, pero varios estudios no mostraron una asociación clara. ¿Puede explicar por qué probablemente sea cancerígeno?

En estudios de gran población, pero no en todos, un mayor consumo de carne roja se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Aunque estos estudios no fueron del todo consistentes, los resultados de los estudios de laboratorio llevaron al grupo de trabajo de la IARC a concluir que la carne roja es probablemente cancerígena.

Algunos informes de los medios de comunicación, especialmente los de la industria cárnica, promueven el consumo de carnes rojas como parte de una dieta sana y equilibrada. ¿Es esto cierto?

Si bien es cierto que la carne roja tiene valor nutricional, es rica en proteínas, minerales y vitaminas (p. Ej., Vitamina B12), muchos estudios también han demostrado que un alto consumo de carne roja puede aumentar el riesgo de cáncer colorrectal, enfermedades cardíacas y diabetes. y otras enfermedades crónicas, y puede conducir a un mayor riesgo de morir a causa de esas enfermedades (en comparación con otras buenas fuentes de proteínas, como aves de corral, pescado o legumbres). Por lo tanto, mucha evidencia sugiere que una dieta óptimamente saludable sería baja en carnes rojas.

La IARC / OMS clasificó la carne procesada como carcinógeno del Grupo 1, la misma categoría que el tabaquismo y el asbesto. Algunos informes de los medios han indicado que comer tocino o salchichas es tan malo como fumar. ¿Es esto cierto?

Se sabe desde hace un tiempo que un alto consumo de carne roja o procesada puede afectar negativamente la salud, incluido el aumento del riesgo de cánceres colorrectales y algunos otros cánceres. Entonces, las conclusiones extraídas por el Grupo de Trabajo de la IARC son consistentes con lo que ya sabemos. Sin embargo, la forma en que los medios han reaccionado al anuncio de la IARC / OMS de la semana pasada ha creado mucha confusión y esto requiere una aclaración:

IARC / OMS no evalúa el tamaño del riesgo
La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) utilizó pautas claramente definidas para identificar los peligros (cualitativo evaluación), es decir, si un agente puede causar cáncer, pero la IARC no evalúa el nivel o la magnitud del riesgo (cuantitativo evaluación). En otras palabras, la IARC / OMS evalúa la evidencia y no el riesgo. Como declaró el Director de la IARC, Christopher Wild, “Las evaluaciones de la IARC son importantes para permitir que los gobiernos y las agencias reguladoras internacionales lleven a cabo evaluaciones de riesgo, con el fin de equilibrar los riesgos y beneficios de comer carne roja y carne procesada y proporcionar la mejor dieta posible recomendaciones ". Como ejemplo, el Comité de Guías Alimentarias de EE. UU. Emitió una revisión de la dieta y la salud a principios de este año entre las conclusiones fue que el consumo de carne roja debería ser bajo tanto para la salud humana como para la del planeta.

Ahumado versus alto consumo de carne procesada
Aunque fumar está en la misma categoría que la carne procesada (carcinógeno del grupo 1), la magnitud o el nivel de riesgo asociado con fumar es considerablemente mayor (p. Ej., Para el cáncer de pulmón alrededor de 20 veces o un riesgo 2000% mayor) que los asociados con la carne procesada. - un análisis de los datos de 10 estudios, citados en el informe de la IARC, mostró un aumento del 18 por ciento en el riesgo de cáncer colorrectal por cada 50 g de aumento de carne procesada por día. Para poner esto en perspectiva, según el Global Disease Burden Project 2012, más de 34.000 muertes por cáncer por año en todo el mundo son atribuibles a una alta ingesta de carne procesada frente a 1 millón de muertes por año atribuibles al humo del tabaco.

El alto consumo de carne roja o procesada también aumenta el riesgo de otras enfermedades crónicas y mortalidad.
Es importante tener en cuenta que las estimaciones anteriores se refieren únicamente a las muertes por cáncer. Es bien sabido que, además de aumentar el riesgo de algunos cánceres, la ingesta alta de carne roja y procesada también puede aumentar el riesgo de otras enfermedades crónicas y potencialmente mortales, como enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y diabetes tipo II en comparación con otras fuentes de proteínas como las aves de corral. , legumbres y pescado. Nuestro grupo en Harvard T.H. Chan School of Public Health y Harvard Medical School y otras también han encontrado tasas más altas de mortalidad total con una mayor ingesta de carne roja o procesada. De hecho, según los datos de 2013 del Proyecto de Carga Global de Enfermedades, el número total de muertes (incluidas las muertes por enfermedades cardiovasculares o diabetes y cánceres colorrectales) atribuibles a una dieta rica en carne procesada fue de 644.000.

Algunas personas compran carnes procesadas "sin nitratos", una tendencia alimentaria bastante nueva. ¿Podría eso ayudar a que la carne procesada sea menos cancerígena?

Las carnes procesadas llamadas "sin nitratos" a menudo se conservan con jugo de apio, una planta rica en nitratos. La fuente de nitrato agregado para la conservación de la carne probablemente no importe. Además, las carnes procesadas también pueden contener otros compuestos cancerígenos como los HAP que se pueden formar durante el ahumado de la carne (por ejemplo, salami). Las carnes procesadas, en particular las que contienen carnes rojas, también contienen hierro hemo, que puede mejorar la formación de compuestos cancerígenos (NOC) en el cuerpo. Hasta que sepamos más sobre los mecanismos exactos que subyacen a la relación entre la carne procesada y los cánceres, es mejor tratar esas carnes procesadas sin nitratos de la misma manera que cualquier otra carne procesada y limitar la ingesta.

¿Qué tal las salchichas de pollo o pavo, o el tocino de pavo? ¿Es más seguro comerlas que el tocino o las salchichas que contienen carnes rojas como la res o el cerdo?

Las salchichas de pollo y pavo y el tocino de pavo también pueden contener conservantes como nitratos. Sin embargo, esas carnes contienen menos hierro hemo que las carnes procesadas elaboradas con carnes rojas. Una buena alternativa es reemplazar la carne roja o procesada con pollo o pavo fresco sin procesar, que es una buena fuente de proteínas, vitaminas y minerales. También se deben considerar las nueces, el maní, la soja y las legumbres, como el hummus.

¿Son más seguras las carnes procesadas elaboradas con las llamadas carnes “orgánicas”?

Las carnes procesadas elaboradas a partir de las llamadas "carnes orgánicas" generalmente se tratan con nitrato natural como jugo de apio o también se ahuma. En este punto, no hay datos suficientes para concluir si esas carnes son más seguras que las carnes "no orgánicas".

Los medios de comunicación han informado que el consumo de 50 g / día de carne procesada puede representar un riesgo de cáncer colorrectal de un riesgo promedio de por vida del 5 por ciento al 6 por ciento. Esto no parece un gran aumento del riesgo.

50 g de carne procesada equivalen a unas 6 rebanadas de tocino o una salchicha. El aumento del 5 al 6 por ciento en el riesgo de cáncer colorrectal informado en los medios es un promedio de la población, pero esta estimación no tiene en cuenta que para ciertos subgrupos (p. Ej., Aquellos que también son obesos, son físicamente inactivos o consumen dietas altas en azúcar, grasas saturadas, etc., o son más susceptibles genéticamente) el riesgo absoluto puede ser mayor. Como se mencionó anteriormente, el alto consumo de carne roja y procesada se asocia con un mayor riesgo de varias enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas o diabetes, no solo cánceres colorrectales y se estima que el alto consumo de carne procesada representa alrededor de 644,000 muertes en todo el mundo. Por lo tanto, al tomar decisiones dietéticas, es importante considerar todas las consecuencias, no solo el riesgo de una enfermedad.

¿Hay algún tipo específico de carnes procesadas que deba evitarse más que otras?

La IARC evaluó el consumo de carne procesada total, no un tipo específico de carne, porque los datos que relacionan subtipos específicos de carne procesada y roja con el riesgo de cáncer son actualmente limitados. Por lo tanto, todavía no es posible sacar una conclusión sobre si tipos específicos de carnes son más seguros. En general, es mejor limitar el consumo de cualquier carne procesada.

Escuché que la producción de carne roja puede afectar el medio ambiente, ¿es cierto?

Dr. Walter Willett, profesor de epidemiología y nutrición y presidente del departamento de nutrición de Harvard T.H. Chan School of Public Health, recientemente abordó este tema.

¿Cuánta carne roja o procesada, si es que hay alguna, puedo comer? ¿Que recomiendas?

Los estudios han demostrado que cuanto mayor es la ingesta de carne procesada, mayor es el riesgo de cáncer colorrectal y otras enfermedades crónicas (dosis-respuesta). Esto no significa que deba eliminar todas las carnes rojas y procesadas de su dieta. En nuestro Plato de Alimentación Saludable te sugerimos evitar las carnes procesadas y consumir carnes rojas de vez en cuando como máximo. Lo ideal sería pensar en la carne roja como en la langosta, comiéndola para una ocasión especial si nos gusta. Así es como se consume la carne roja en muchas culturas alimentarias tradicionales, como la dieta mediterránea. Otras organizaciones también han recomendado limitar el consumo de carne roja para mejorar la salud, incluida la Asociación Estadounidense del Corazón, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) y la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Por ejemplo, la WCRF recomienda limitar la ingesta de carne roja a 500 g por semana y evitar la carne procesada.


Momento de la confesión: a pesar de que sigo una dieta (en su mayoría) saludable en casa, a menudo me encuentro a la deriva sin pensar de M & ampM a Cheeto y de regreso durante un día estresante en el trabajo.

Los bocadillos se han convertido en un beneficio de oficina tan común que una encuesta reciente de Jobvite encontró que los trabajadores millennials tenían más probabilidades de obtener comida gratis en el trabajo que de recibir atención médica o planes de jubilación.

En nuestra oficina, tenemos los miércoles de bagel, los jueves de guacamole y ocasionalmente los viernes de pizza además de los bocadillos del día a día que llenan nuestros múltiples cajones de bocadillos.

El solo hecho de tener esos bocadillos disponibles, y visibles, podría ser el problema. Agregue estrés, multitarea, aburrimiento y procrastinación, y tendrá una tormenta perfecta de bocadillos en la oficina.

“A menudo, el hambre se trata menos de un hambre legítima y más de decisiones basadas en influencias psicológicas como el estrés, el aburrimiento, el impulso, la felicidad y la fatiga”, dice la nutricionista Keri Glassman. "Cuando los alimentos son de fácil acceso y también gratuitos, es más probable que los alcancemos y sigamos comiendo en exceso".

Problema 1: ubicación, ubicación, ubicación

En un estudio citado con frecuencia, los investigadores de Cornell Food & amp Brand Lab les dieron a las secretarias recipientes de besos de Hershey y registraron cuántos comieron. Cuando los dulces estaban en los escritorios de las secretarias, comían un 48 por ciento más que si los colocaban a 2 metros de distancia.

Cuando los recipientes eran transparentes en lugar de opacos, comían aproximadamente 2 besos adicionales por día.

Por lo tanto, reducir los bocadillos podría ser tan fácil como cambiar dónde y cómo se muestran los bocadillos. Google se propuso piratear su problema de bocadillos con la ayuda de investigadores del Yale Center for Customer Insights. Primero, se enfocaron en su artículo de bocadillo más popular: M & ampMs a granel. Google les había estado dando autoservicio en tazas de 4 oz. Switching to individual snack packets reduced the average serving by 58 percent, from 308 calories to 130.

Then they hid the M&Ms in opaque containers, while using glass jars to display healthier snacks like dried fruit and nuts. They found that in the New York office alone, employees ate 3.1 million fewer calories from M&Ms over seven weeks – equivalent to nine regular-sized packages of M&Ms for each of the office’s 2,000 workers.

Then they prominently displayed bottled water at eye level behind clear glass, and hid sugary sodas down below behind foggy glass. That helped water consumption rise 47 percent while sugary drinks dropped 7 percent.

And as with secretaries and chocolates, the Google study found location mattered. One drink station was 6.5 feet from the snack bar the other was 17.5 feet from the snack bar. The researchers found that people who used the beverage station closer to the snacks were 50 percent more likely to grab a snack with their drink. For men, the researchers said that would add up to about a pound of fat per year for each daily cup of coffee.

Problem 2: It’s FREE!

Next, we must acknowledge that special frenzy that happens around free food. Anyone who’s been near a Costco sample table understands this phenomenon.

Journalists know this especially well: We will volunteer for all kinds of ungodly shifts and Election Night duties if there is pizza involved.

But why is free food so tempting? We’re usually talking about a $1 snack pack here, not champagne and truffles. In other words, you’re not saving that much money.

But not having to pay for something removes one barrier to eating it, says Traci Mann, a University of Minnesota psychology professor and author of “Secrets from the Eating Lab: The Science of Weight Loss, the Myth of Willpower, and Why You Should Never Diet Again.”

Another factor: Nabbing those extra snacks might make you feel better if you think you don’t get paid enough, says Dr. Susan Albers, clinical psychologist at the Cleveland Clinic and author of the New York Times best-selling “Eat Q: Unlock the Weight-Loss Power of Emotional Intelligence.”

“Before you reach for the free snack, ask yourself why you are taking it,” says Albers, “If you don’t love it, leave it is my motto.”

Problem 3: You’re a Mess

Sitting at your desk for long stretches, you’re likely to encounter a range of emotions that could trigger snacking. Stress. Boredom. Procrastination.

In a 2012 study published in Health Psychology, students were more likely to cite boredom as a reason for eating than any other emotion. Work burnout is another significant trigger for emotional eating.

And because eating feels purposeful, it can be “a rock solid way” to avoid a task you’re dreading, Albers says. There’s even a special term for this: Procrastin-eating.

Grabbing a snack may even be a sneaky way to socialize if you’re feeling isolated or lonely. Earlier this year, the Washington Post conducted its own informal study of the office candy jar and found that people felt compelled to comment as they took the candy – even if they were saying they shouldn’t eat it, or that the candy wasn’t very good. They called this “The Kevin effect,” for the guy who had the candy jar on his desk.

A correlary to the Kevin effect: People are less likely to eat the candy if it’s on the boss’ desk.


The 21 Craziest Diets Ever &mdash Debunked

Just because a girl in your office has a cousin whose friend lost 10 pounds in four days with a diet doesn't mean her esoteric diet will be safe, effective, and sustainable for you. To put things in perspective, Cosmopolitan.com asked Charlie Seltzer, M.D., a weight-loss specialist based in Philadelphia, Pennsylvania, to debunk the Internet's craziest diets and rate them from 1 (try it!) to 10 (totally nuts).

1. Juice Cleanse

Rules: No solids. Some programs entail drinking six or so ready-to-drink fruit and vegetable juices throughout the day. There are lots of DIY iterations: Victoria's Secret angel Adriana Lima has said she sticks to an all-liquid diet before fashion shows. For nine days prior, she drinks protein shakes made from powdered egg and one gallon of water per day.

Rationale: Because this super low-calorie, produce-based diet prohibits all the solid foods you're used to eating, it helps you eat fewer calories without having to navigate tons of complicated rules. This creates a calorie deficit that promotes weight loss.

Reality: "It might sound cool to lose 10 pounds in three days, but weight you lose on a juice cleanse tends to be water weight from your muscles, not fat," Dr. Seltzer explains. "Afterward, your body won't look much different in the mirror, and you'll gain it all back from just looking at a bagel," he adds.

Crazy Scale: 11/10

2. The Charcoal Cleanse

Rules: You drink juice containing activated charcoal to your regular diet.
Rationale: Your body can't absorb activated charcoal, so it passes through your digestive system untouched. Because it clings to toxins in the body, it removes impurities like pesticides and any unhealthy stuff found in non-organic or processed foods. Advocates say it improves the skin, boosts digestion, and enhances organ functioning.

Reality: "You think you're taking toxins out of your body, but charcoal doesn't pass through your whole body &mdash just through your intestines, where it can bind to nutrients and suck those out," Seltzer explains. "Our bodies are pretty good at processing toxins, and your chances of dying from toxins in food are lower than your risk of dying from being obese. If you want to decrease toxins in your body, don't eat them in the first place by avoiding processed foods," he adds.
Crazy Scale: 12/10

3. Macrobiotic Diet

Rules: Designed to promote optimal health, you eat a vegan, whole-grain-based diet plus some beans and vegetables. Some versions allow fruits, fish, seeds, and nuts (but only once or twice a week) and strong spices are discouraged. So no animal products (including dairy or eggs) or processed foods.
Rationale: Brown rice and other whole grains contain the perfect balance of yin (stimulating) and yang (stagnating), so a diet largely based on these foods is supposed to promote wellbeing and longevity.
Reality: It's not sustainable and can cause some nutritional deficiencies. "Most people can't do it," Dr. Seltzer says. "The stress associated with trying to follow a diet like this can offset the benefits. We're omnivores and supposed to eat meat," he adds.
Crazy Scale: 6/10

4. The Baby Food Diet

Rules: Designed to promote weight loss, this diet entails eating upward of 16 jars of baby food per day instead of regular meals and snacks. You can eat one regular meal every day.
Rationale: It creates a calorie deficit that promotes weight loss, rids the body of toxins, and helps you breaks bad habits, according to Tracey Anderson, who's been credited with creating the program.
Reality: While baby food is minimally processed (pro!), "it's a gimmick. If you look at people who have healthy bodies, no one will tell you they eat a baby food diet. It's infinitely ridiculous."
Crazy Scale: Infinity/10

5. The Vision Diet

Rules: You eat everything while wearing blue-tinted glasses.
Rationale: Based on the idea that red/yellow-colored foods are the most palatable (think: meat, French fries, ripe produce, etc.), this diet is designed to make your food look less appetizing. In theory, this makes you eat less.
Reality: "It doesn't sound right to me," Dr. Seltzer says. "But if it makes people leaner, there's no downside." Except being seen in blue shades at brunch, lunch, and dinner.
Crazy Scale: 10/10

6. The Shangri-La Diet

Rules: You drink extra-light olive oil or flavorless sugar water between meals.
Rationale: Eating a variety of flavorful foods stimulates hunger and makes you gain weight. If you consume bland foods, you fend off hunger without inducing food cravings, so you end up eating less and losing weight.
Reality: "Not a bad idea," Dr. Seltzer says. "For some people, exposure to a greater variety of food stimulates the appetite. For others, though, eating the same thing every day makes you bored and crave more foods. Success would probably depend on the person. I wouldn't be offended if you tried eating bland foods at meals. But I'd use whey protein instead of olive oil between meals, because it will satisfy your appetite with fewer calories."
Crazy Scale: 3/10

7. The Clip-Your-Nose-While-You-Eat Diet

Rules: Cover your nose so you can't smell while you eat.
Rationale: It blunts your sense of taste, which helps you focus on your actual appetite and stop eating when you're full.
Reality: "Smell does drive appetite and food intake, but you're going to go out to dinner and cover your nose? No normal person will do that in the long run," Dr. Seltzer says.
Crazy Scale: 7/10

8. The Eight-Hour Diet

Rules: You only eat during a daily eight-hour window (i.e., between 9 a.m. and 5 p.m. or 11 a.m. and 7 p.m.)
Rationale: Intermittent fasting appears to moderate the circadian rhythm and ultimately boost metabolism to fend off weight gain, according to human and animal studies. Also, reducing the amount of time you spend eating can help you save up calories so you don't have to deprive yourself when you do get to indulge.
Reality: "There's no evidencethat eating breakfast or eating every three hours improves your metabolism, so for people who don't get hungry in the morning, this variation on fasting is actually maintainable," Dr. Seltzer says. "Just don't try it if it makes you hungry &mdash that's not a good way to live and it's not maintainable for you."
Crazy Scale: 1/10

9. Dessert With Breakfast Diet

Rules: Every morning, you eat a breakfast that's high in protein (i.e., about 45 grams, depending on your weight) and high in carbs (i.e., 60 grams) plus dessert, such as chocolate, a doughnut, a cookie, or cake.
Rationale: Extra protein and carbs fend off hunger, and eating treats in the morning can curb your sweet tooth later on.
Reality: "This is based on research, and it's solid," Dr. Seltzer says.
Crazy Scale: 1/10

10. The Ice Cream Cleanse

Rules: You eat five pints of special ice cream a day. (The brand-name version costs $199 for three days. Unlike Ben and Jerry's, this diet ice cream is made from coconut cream and honey.)
Rationale: It controls your calories for a deficit that produces weight loss. And you get to eat ice cream all day. (Don't ask questions.)
Reality: "Any calorie deficit will create weight loss &mdash but it can also cause a nutritional deficiency. Still: What do you do when you go out to dinner? You can't eat ice cream for the rest of your life. People are too concerned with getting weight off and not what happens after it comes off," Dr. Seltzer says.
Crazy Scale: 10/10

11. The Ice Diet

Rules: Eat a liter of ice every day to lose weight. (You let it melt in your mouth instead of chewing it.)
Rationale: Melting ice is hard work that burns calories.
Reality: "Mild dehydration blunts fat burning and stimulates hunger, and this would keep you hydrated," Dr. Seltzer says. "But I don't believe the calorie-burning effects from ice would be significant."
Crazy Scale: 8/10. "It's a good idea to drink more fluids, and anything that decreases your appetite is a good idea. But a liter of ice every day? Come on," Dr. Seltzer says.

12. Gluten-Free Diet (for Weight Loss)

Rules: No gluten-containing foods, which includes anything made with wheat, barley, or rye (such as breads, most baked goods, and many snack foods).
Rationale: When you avoid gluten, there is less you can eat overall, so you end up consuming fewer calories by default. Some experts say wheat contains an appetite-stimulating compound that encourages your body to produce insulin, which can cause you to store fat.
Reality: "Wheat does promote fat storage, but only when you eat too much of it," Dr. Seltzer explains. "But the problem is that many people who avoid gluten to lose weight end up adding gluten-free processed foods to their diets, which are full of sugar and can have twice as many calories as whatever you were eating before."
Crazy Scale: 10/10

13. Raw Food Diet

Rules: You can only eat uncooked plant-based foods.
Rationale: Foods lose their enzymes and become less nutritious when you cook them. Most raw, edible foods are low in calories and high in water and fiber, so you can fill up for relatively few calories and ultimately lose weight, according to clinical studies.
Reality: "This is very difficult to follow from lifestyle standpoint," Dr. Seltzer says. "You have to dedicate your life to do it. But there are more effective ways to lose fat and be healthy than avoiding todo processed. If you're looking at apple and Cheetos, eat the apple &mdash unless you want the Cheetos, in which case, eat the Cheetos, because if you start with the apple, you'll probably eat those Cheetos anyway."
Crazy Scale: 5/10

14. Master Cleanse

Rules: You drink salt water each morning a lime or lemon, maple syrup, cayenne pepper, and water concoction throughout the day and laxative tea at night.
Rationale: It's an extreme low-calorie diet with ingredients (cayenne) known to speed up metabolism.
Reality: "I'd rather you eat at McDonald's every day than do this," Dr. Seltzer says. "Force-feeding yourself a horrible-tasting cleanse isn't going to work in the long term, which will discourage you and separate you from the reality of what you need to do to lose weight and keep it off."
Crazy Scale: Infinity/10. "Don't do it," he says.

15. The Cookie Diet

Rules: You eat six to nine special 80- to 90-calorie cookies per day. (Brand namevarieties contain ingredients like beef protein hydrolysate and wheat bran.)
Rationale: The cookies provide you with essential nutrients, but control your overall intake to create a calorie deficit and subsequent weight loss.
Reality: "Anything that restricts calorie intake will cause weight loss in the short term," Dr. Seltzer says, "but anyone who thinks they are going to lose weight and keep it off by eating nine cookies a day for the rest of their lives is avoiding real problems." That's because when you drastically reduce your calorie intake, your metabolism slows down. When you go back to eating normal foods, you gain the weight right back.
Crazy Scale: 12/10

16. The Prayer Diet

Rules: You pray every day that you'll lose weight.
Rationale: God helps those who can't help themselves.
Reality: "If praying subconsciously enables you to eat less food or make healthier choices, do it," Dr. Seltzer says. "You're not going to do any physical or metabolic damage by praying."
Crazy Scale: 5/10 ("If you're not making any effort to make healthier choices," Dr. Seltzer says.)

17. The "What Would Jesus Eat?" Diet (aka The Maker's Diet or The Bible Diet)

Rules: This 40-day, multi-phase diet permits organic fruits, veggies, grains, fish with fins and scales, and meat and poultry. It prohibits pork products, processed foods, pastas and breads, and grains. In terms of timing, you eat breakfast 12 hours after a light, early dinner.
Rationale: Proponents say that humans are only designed to eat foods created by God, and that reverting back to a diet full of unadulterated foods improves your overall functioning, heightens concentration, enhances your mood, heals pain and inflammation, reduces the risk of cancer, and slows aging (although there's not much in the way of clinical data to back that up).
Reality: "If you can do it and like it and stick with it, then it's the best nutrition plan you have out there. Everyone should follow an all-organic nutritional plan, but practically, that's very hard," says Dr. Seltzer.
Crazy Scale: 1/10 for effectiveness, 5/10 for practicality

18. The Beverly Hills Diet

Rules: You start your day with one kind of fruit and eat as much of it as you want. Then, you can wait one hour and switch to eating another kind of fruit in unlimited quantities, or wait two hours and progress to other food groups. Then you can combine protein and fat o carbs and fat, but no carbs and protein together. You can't mix fruit with any other foods, and you can't eat any artificial foods. On the plus side: You don't count any calories and you can drink champagne with anything!
Rationale: Because the body stores unburned calories as fat, inefficient digestion is responsible for weight gain, according to some sources. Combining some foods and separating others helps your body fully digest your food. And complicated rules will ultimately make it difficult to mindlessly eat.
Reality: "There's no research that food combining does anything," Dr. Seltzer says. What experts do know: "Ounce-for-ounce, alcohol has more calories than protein or carbohydrates, and it's the only thing that simultaneously provides calories and stokes your appetite," Dr. Seltzer says.
Crazy Scale: 10/10

19. Cabbage Soup Diet

Rules: On this seven-day weight-loss diet, you can eat as much low-calorie cabbage-based soup as you want, plus small amounts of one or two other foods (like fruit or leafy greens in the beginning of the week, or beef and brown rice toward the end of the week).
Rationale: You get the nutrients you need from the veggies in the soup, and the sheer volume of it keeps you full. You get sick of the soup and limited options really quickly, so you end up eating less overall.
Reality: "You may lose weight from eating very few carbs, but you won't address any of your bad habits," Dr. Seltzer says. So when you return to your old diet, you'll miss all the foods you couldn't eat during your cabbage soup cleanse and end up eating larger quantities.
Crazy Scale: 10/10

20. Cotton Ball/Tissue Paper Diet

Rules: You eat up to five cotton balls (or the equivalent amount of tissue paper) dipped in orange juice, lemonade, or a smoothie in one sitting.
Rationale: You fill your stomach without eating enough calories to gain weight.
Reality: "That sounds insane to me," Dr. Seltzer says. "I'm not a gastroenterologist, but I can't imagine that's good for the stomach or intestines."
Crazy Scale: 70/10

21. Fist Diet

Rules: At every meal, you fill your plate with the equivalent of one fistful of protein, one fistful of carbs, two fistfuls of vegetables, and three fingers worth of fat.
Rationale: It helps you eyeball food servings and eat a balanced, portion-controlled diet without counting calories.
Reality: "It's a practical, less complicated approach to food, and a good way to eat," Dr. Selzter says.
Crazy Scale: 1/10. "It sounds good for anyone who doesn't like to track food. Try it!" Dr. Selzter says.


3 of 5

If You&rsquore a Speed-Eater

The fallout: Gulping food may set you up for stomach troubles. &ldquoYou take in excess air, which can lead to bloating,&rdquo says Bonci. You also might not be chewing well. &ldquoSaliva begins to break food down, and too little time in the mouth leaves more work for the rest of the digestive tract. This may contribute to indigestion,&rdquo says Krieger. Finally, speed-eating doesn&rsquot give the brain time to catch up to the stomach it needs at least 20 minutes to get the message that your stomach is full. A recent study found that women who ate a meal in 30 minutes ate 10 percent fewer calories compared with those who wolfed one down in barely 10.

The fix: Try to slow down. Avoid finger foods, and instead choose items you have to put on a plate and eat with utensils, such as stir-fries and salads. Pause often, and drink water throughout meals.

If You Skip Breakfast

The fallout: You&rsquoll probably have a lousy morning, as well as a higher chance of overeating later on. &ldquoBlood sugar usually drops overnight, so your brain is running on empty until you eat in the morning,&rdquo says Krieger. Studies have shown that cognitive skills and memory improve once you&rsquove fueled your foggy morning brain. Recent research shows that breakfast skippers tend to eat more calories during the day than do people who don&rsquot skip. Eating breakfast may actually help you achieve and maintain weight loss.

The fix: Breakfast doesn&rsquot have to be a drawn-out affair, but try to eat about an hour or two after you get up. &ldquoAim for 250 to 400 calories, and include at least one serving of whole grains, a source of protein, and one serving of fruit,&rdquo says Gidus. If you&rsquore habitually short on time, stock the kitchen with easy-to-make breakfast foods, keep packets of oatmeal at the office, or place a standing order at a café so you can make a pickup on your way to work.