Nuevas recetas

Comida de guisantes ahumados


Pelar las cebollas, lavarlas, cortarlas en trozos grandes y cocinar a fuego lento y en suficiente aceite.

Cortar el káiser en rodajas y sofreír, con la cebolla ya endurecida, a fuego lento.

Lavar los tomates, quitarles las semillas, cortarlos en cubos y añadir a la sartén con la cebolla y el káiser.

Pelar las raíces (zanahoria, perejil y apio), lavar, cortar y añadir a la sartén, cuando los tomates comiencen a ablandarse.

Pelar el ajo, lavarlo, picarlo y dejarlo reposar.

Agrega dos vasos de agua y deja que la sartén hierva a fuego lento, para que las verduras y el káiser queden cubiertos. Después de dos o tres hervidos, agregue el jugo de tomate, y luego agregue los guisantes, previamente lavados y colados, y el ajo machacado. Deje que la comida hierva durante otros dos minutos, a fuego lento.

Disuelva una cucharada de almidón en 2-3 cucharadas de agua y 3-4 cucharadas de jugo de tomate.

Cuando las verduras estén cocidas y la comida esté casi lista, agregue el almidón disuelto, sazone con sal y pimienta y deje la sartén al fuego por otros 4-5 minutos.

Pasado este tiempo añadir el eneldo, previamente lavado y picado, tapar y retirar la sartén del fuego.

El plato se sirve a los 10 minutos, con tostadas y pimientos picantes, o encurtidos (quien quiera).


1

No sofreír demasiado la cebolla, para que no se queme y se amargue. Templarlo un poco, en suficiente aceite y a fuego lento.

2

Sofreír el káiser en rodajas en la sartén con la cebolla endurecida.

3

Corta bien las raíces para que hiervan y penetren fácilmente.

4

Lavar previamente los guisantes enlatados en unas cuantas aguas frías y colarlos bien, antes de añadirlos a la sartén con las verduras y la carne ahumada.

5

Agregue el almidón disuelto hacia el final, cuando las verduras estén cocidas y deje la comida al fuego por otros 4-5 minutos.

6

Las especias naturales perfectas para comer guisantes son el ajo, que se agrega antes del último hervor y especialmente el eneldo, que se agrega después de que el fuego se ha detenido. A quien no le gusten estas especias, usará las que le gusten.