Nuevas recetas

¿Cuánto tiempo lleva asar perros calientes?


En realidad, es una pregunta capciosa

NSphotostudio / Shutterstock

Los hot dogs son un alimento básico atemporal del verano que se sirve en las barbacoas del patio trasero y en los juegos de béisbol. Si bien es posible que ya esté familiarizado con las marcas de perritos calientes más saludables y poco saludables, ¿sabe cuánto tiempo debe cocinarlos? Afortunadamente, tenemos la respuesta.

Cómo asar el bistec perfecto en todo momento

Según los estándares federales, las salchichas ya están completamente cocidas. Departamento de Agricultura. Mientras ellos no técnicamente requieren ser cocinados antes de comerlos, la mayoría de las personas los prefieren calientes.

Si elige cocinar sus perros calientes en la parrilla, asegúrese de dejar que la parrilla se caliente primero; no hacerlo es uno de los errores más comunes que cometen los cocineros caseros. Después de precalentar la parrilla, debes dejar las salchichas encendidas hasta que estén calientes o hasta que alcancen el color marrón deseado. Esto suele tardar entre siete y nueve minutos.

Sin embargo, otras carnes no pueden darse el lujo de estar completamente cocidas, así que asegúrese de seguir estos consejos para principiantes sobre la parrilla antes de pasar de los hot dogs a un buen filete.

Independientemente de la forma que elija para cocinar los hot dogs, no se puede negar que son uno de los mejores platos para preparar con sus hijos este verano.


El Meatwave

Rara vez hay un día de verano en el que no haya salchichas en mi refrigerador. No importa qué cosa elegante pueda estar asando a la parrilla, siempre son una alternativa bienvenida cuando una receta sale mal o tengo invitados y necesito un poco de carne extra para tirar a la parrilla.

Por un lado, cocinarlos es un proceso un tanto infalible y mdash, vienen precocinados y su alto contenido de grasa ayuda a mantenerlos húmedos incluso después de haber estado en la parrilla demasiado tiempo. Pero por otro lado, definitivamente hay una diferencia entre un buen perrito caliente a la parrilla y uno excelente. Aunque puede sonar un poco contradictorio, existen trucos para asar a la parrilla estas salchichas emulsionadas que pueden hacerlas lo mejor posible.

El primer paso para asar a la parrilla los mejores perros calientes es elegir los adecuados. Primero, está el tipo de carne. Cuando hablo de perritos calientes, siempre me refiero a las salchichas de ternera. Claro, hay perros de cerdo, pollo y pavo, pero ninguno de esos me sabe tan bien como la carne de res. En mi experiencia, la carne de res es la única carne que puede resistir los condimentos clásicos para perros calientes, como el ajo, la cebolla, el pimentón, la macis, la mostaza y el cilantro, y aún así mantener su sabor audaz y carnoso.

También tiene la opción de perros calientes curados o no curados. Los hot dogs curados están hechos con nitrito de sodio, que prolonga la vida útil, ayuda a prevenir formas desagradables de bacterias y le da a la carne un tono rojizo. El curado es bastante estándar en la elaboración de hot-dogs, pero algunos temen esos aditivos por razones de salud (no soy uno de ellos), por lo que los perros sin curar han ido ganando terreno en los últimos años. Muchas de estas marcas sin curar anunciarán "sin nitratos ni nitritos agregados", pero eso no significa que no tengan ninguno. En cambio, pueden contener nitratos (posiblemente incluso en dosis más grandes) de fuentes naturales, como el apio, que brindan algunos de los beneficios de los perros curados habituales.

La elección final es entre salchichas sin piel o tripas naturales. Los perros sin piel se cocinan en una envoltura sintética que se quita antes de empaquetarlos, y es lo que se encuentra en la mayoría de los estantes en estos días. Si bien los perritos calientes en tripa natural son más difíciles de encontrar, voy a ser franco y diré que te estás haciendo un flaco favor al no intentar rastrearlos. Los hot dogs metidos en tripas de oveja tienen ese caparazón rápido que, en mi opinión, hace que un hot dog sea realmente genial. Los perros con tripa natural de Nathan's son fáciles de encontrar en el verano en Nueva York, y tan pronto como noto que comienzan a desaparecer después del Día del Trabajo, compro un montón de paquetes y los congelo para pasar el invierno.

Cómo asar un hot dog sin piel

Debido a que las salchichas se venden completamente cocidas, puede parecer que todo lo que necesita hacer es ponerlas sobre un fuego caliente hasta que estén lo suficientemente calientes. Eso ciertamente funciona, pero también crea un producto final subóptimo. Intenté asar a la parrilla perros calientes con y sin piel directamente sobre brasas recién encendidas y los resultados hablaron por sí mismos.

Las salchichas sin piel parecían regordetas y jugosas mientras se asaban a la parrilla, pero una vez retiradas del fuego, se desinflaron y se arrugaron. El centro de la salchicha todavía estaba húmedo, pero alrededor de los bordes comenzó a secarse y tenía un exterior parecido al papel, casi correoso, que agregaba masticación en lugar de chasquido.

Para evitar estos perritos calientes resecos e indeseables, he estado cortando salchichas sin piel durante años. Esto implica hacer algunos cortes en dos lados opuestos del hot dog antes de asarlo. Luego, cuando están en la parrilla, estas ranuras se abren, lo que permite que el calor llegue al centro de la salchicha más rápidamente, lo que resulta en un tiempo de cocción más corto. Los hot dogs sin piel cocinados de esta manera se mantienen más regordetes y jugosos y no sufren la misma arruga de la piel.

Puede llevar este método un paso más allá y cortar en espiral su perrito caliente ensartándolo y haciendo un corte largo en espiral a lo largo de toda la salchicha. A mucha gente le encanta este método, pero para mí, la técnica de corte es más rápida y mejor. Claro, la espiral tiene una apariencia fresca y se obtiene más crujiente al aumentar el área de superficie del hot dog, pero también es más fácil de cocinar en exceso y secar.

Cómo asar un hot dog con tripa natural

Para los perros con caja, adopto un enfoque diferente. Cuando se cocinan enteras a fuego directo, les fue mejor que las que no tenían piel, y la tripa generalmente ayuda a proteger la carne de que se seque y se arrugue. Pero un pequeño porcentaje de ellos estallan y dejan escapar los jugos esenciales.

Sin embargo, no cortaría a los perros con caja, porque esas ranuras pueden expandirse y romperse aún más durante la cocción. Entonces, para hacer el mejor perrito caliente que pude, recurrí a un viejo artículo de mi editor en Serious Eats, Kenji, sobre la ciencia de asar salchichas.

En ese artículo, el mejor método se describió como primero hervir a fuego lento las salchichas en un líquido sabroso a fuego indirecto hasta que estén bien cocidas, luego dorarlas rápidamente a fuego directo. Entiendo perfectamente cómo esto es mejor para las salchichas frescas y crudas, pero no había considerado si funcionaría también para los perros calientes.

Finalmente lo intenté, preparando una pequeña bandeja para asar de aluminio desechable llena de cebollas en salsa de Sabrett mezcladas con una lata de cerveza. Llevé esa mezcla a fuego lento a fuego directo en la parrilla, luego la deslicé hacia el lado frío, agregué las salchichas de Nathan con tripa natural, cubrí la parrilla y las dejé cocinar hasta que se calienten por completo. Luego saqué las salchichas del líquido y las asé a la parrilla sobre un fuego caliente donde se carbonizaron súper rápido, sin que se partiera una sola tripa.

Estos fueron sin duda los mejores del lote que hice ese día, jugosos de borde a borde, con un gran chasquido y un ligero carbonizado. Estoy totalmente convencido de este método para todos los perritos calientes, incluidos los sin piel, aunque a veces todavía puedo cortar los salchichas sin piel si no tengo suficiente espacio en la parrilla para un jacuzzi de perritos calientes.


El Meatwave

Rara vez hay un día de verano en el que no haya salchichas en mi refrigerador. No importa qué cosa elegante pueda estar asando a la parrilla, siempre son una alternativa bienvenida cuando una receta sale mal o tengo invitados y necesito un poco de carne extra para tirar a la parrilla.

Por un lado, cocinarlos es un proceso un tanto infalible y mdash, vienen precocinados y su alto contenido de grasa ayuda a mantenerlos húmedos incluso después de haber estado en la parrilla demasiado tiempo. Pero por otro lado, definitivamente hay una diferencia entre un buen perrito caliente a la parrilla y uno excelente. Aunque puede sonar un poco contradictorio, existen trucos para asar a la parrilla estas salchichas emulsionadas que pueden hacerlas lo mejor posible.

El primer paso para asar a la parrilla los mejores perros calientes es elegir los adecuados. Primero, está el tipo de carne. Cuando hablo de perritos calientes, siempre me refiero a las salchichas de ternera. Claro, hay perros de cerdo, pollo y pavo, pero ninguno de esos me sabe tan bien como la carne de res. En mi experiencia, la carne de res es la única carne que puede resistir los condimentos clásicos para perros calientes, como el ajo, la cebolla, el pimentón, la macis, la mostaza y el cilantro, y aún así mantener su sabor audaz y carnoso.

También tiene la opción de perros calientes curados o no curados. Los hot dogs curados están hechos con nitrito de sodio, que prolonga la vida útil, ayuda a prevenir formas desagradables de bacterias y le da a la carne un tono rojizo. El curado es bastante estándar en la elaboración de hot-dogs, pero algunos temen esos aditivos por razones de salud (no soy uno de ellos), por lo que los perros sin curar han ido ganando terreno en los últimos años. Muchas de estas marcas sin curar anunciarán "sin nitratos ni nitritos agregados", pero eso no significa que no tengan ninguno. En cambio, pueden contener nitratos (posiblemente incluso en dosis más grandes) de fuentes naturales, como el apio, que brindan algunos de los beneficios de los perros curados habituales.

La elección final es entre salchichas sin piel o tripas naturales. Los perros sin piel se cocinan en una envoltura sintética que se quita antes de empaquetarlos, y es lo que se encuentra en la mayoría de los estantes en estos días. Si bien los perritos calientes en tripa natural son más difíciles de encontrar, voy a ser franco y diré que te estás haciendo un flaco favor al no intentar rastrearlos. Los hot dogs metidos en tripas de oveja tienen ese caparazón rápido que, en mi opinión, hace que un hot dog sea realmente genial. Los perros con tripa natural de Nathan's son fáciles de encontrar en el verano en Nueva York, y tan pronto como noto que comienzan a desaparecer después del Día del Trabajo, compro un montón de paquetes y los congelo para pasar el invierno.

Cómo asar un hot dog sin piel

Debido a que las salchichas se venden completamente cocidas, puede parecer que todo lo que necesita hacer es ponerlas sobre un fuego caliente hasta que estén lo suficientemente calientes. Eso ciertamente funciona, pero también crea un producto final subóptimo. Intenté asar a la parrilla perros calientes con y sin piel directamente sobre brasas recién encendidas y los resultados hablaron por sí mismos.

Las salchichas sin piel parecían regordetas y jugosas mientras se asaban a la parrilla, pero una vez retiradas del fuego, se desinflaron y se arrugaron. El centro de la salchicha todavía estaba húmedo, pero alrededor de los bordes comenzó a secarse y tenía un exterior parecido al papel, casi correoso, que agregaba masticación en lugar de chasquido.

Para evitar estos perritos calientes resecos e indeseables, he estado cortando salchichas sin piel durante años. Esto implica hacer algunos cortes en dos lados opuestos del hot dog antes de asarlo. Luego, cuando están en la parrilla, estas ranuras se abren, lo que permite que el calor llegue al centro de la salchicha más rápidamente, lo que resulta en un tiempo de cocción más corto. Los hot dogs sin piel cocinados de esta manera se mantienen más regordetes y jugosos y no sufren la misma arruga de la piel.

Puede llevar este método un paso más allá y cortar en espiral su perrito caliente ensartándolo y haciendo un corte largo en espiral a lo largo de toda la salchicha. A mucha gente le encanta este método, pero para mí, la técnica de corte es más rápida y mejor. Claro, la espiral tiene una apariencia fresca y se obtiene más crujiente al aumentar el área de superficie del hot dog, pero también es más fácil de cocinar en exceso y secar.

Cómo asar un hot dog con tripa natural

Para los perros con caja, adopto un enfoque diferente. Cuando se cocinan enteras a fuego directo, les fue mejor que las que no tenían piel, y la tripa generalmente ayuda a proteger la carne de que se seque y se arrugue. Pero un pequeño porcentaje de ellos estallan y dejan escapar los jugos esenciales.

Sin embargo, no cortaría los perros con caja, porque esas ranuras pueden expandirse y romperse aún más durante la cocción. Entonces, para hacer el mejor perrito caliente que pude, recurrí a un viejo artículo de mi editor en Serious Eats, Kenji, sobre la ciencia de asar salchichas.

En ese artículo, el mejor método se describió como primero hervir a fuego lento las salchichas en un líquido sabroso a fuego indirecto hasta que estén bien cocidas, luego dorarlas rápidamente a fuego directo. Entiendo perfectamente cómo esto es mejor para las salchichas frescas y crudas, pero no había considerado si funcionaría también para los perros calientes.

Finalmente lo intenté, preparando una pequeña bandeja para asar de aluminio desechable llena de cebollas en salsa de Sabrett mezcladas con una lata de cerveza. Llevé esa mezcla a fuego lento a fuego directo en la parrilla, luego la deslicé hacia el lado frío, agregué las salchichas de Nathan con tripa natural, cubrí la parrilla y las dejé cocinar hasta que se calienten por completo. Luego saqué las salchichas del líquido y las asé a la parrilla sobre un fuego caliente donde se carbonizaron súper rápido, sin que se partiera una sola tripa.

Estos fueron sin duda los mejores del lote que hice ese día, jugosos de borde a borde, con un gran chasquido y un ligero carbonizado. Estoy totalmente convencido de este método para todos los perros calientes, incluidos los sin piel, aunque a veces todavía puedo cortar los salchichas sin piel si no tengo suficiente espacio en la parrilla para una bañera de hidromasaje para perros calientes.


El Meatwave

Rara vez hay un día de verano en el que no haya salchichas en mi refrigerador. No importa qué cosa elegante pueda estar asando a la parrilla, siempre son una alternativa bienvenida cuando una receta sale mal o tengo invitados y necesito un poco de carne extra para tirar a la parrilla.

En un nivel, cocinarlos es un proceso un tanto infalible y mdash, vienen precocidos y su alto contenido de grasa ayuda a mantenerlos húmedos incluso después de que han estado en la parrilla demasiado tiempo. Pero por otro lado, definitivamente hay una diferencia entre un buen perrito caliente a la parrilla y uno excelente. Aunque puede sonar un poco contradictorio, existen trucos para asar a la parrilla estas salchichas emulsionadas que pueden hacerlas lo mejor posible.

El primer paso para asar a la parrilla los mejores perros calientes es elegir los adecuados. Primero, está el tipo de carne. Cuando hablo de perritos calientes, siempre me refiero a las salchichas de ternera. Claro, hay perros de cerdo, pollo y pavo, pero ninguno de esos me sabe tan bien como la carne de res. En mi experiencia, la carne de res es la única carne que puede resistir los condimentos clásicos para perros calientes, como el ajo, la cebolla, el pimentón, la macis, la mostaza y el cilantro, y aún así mantener su sabor audaz y carnoso.

También tiene la opción de perros calientes curados o no curados. Los hot dogs curados están hechos con nitrito de sodio, que prolonga la vida útil, ayuda a prevenir formas desagradables de bacterias y le da a la carne un tono rojizo. El curado es bastante estándar en la elaboración de hot-dogs, pero algunos temen esos aditivos por razones de salud (no soy uno de ellos), por lo que los perros sin curar han ido ganando terreno en los últimos años. Muchas de estas marcas sin curar anunciarán "sin nitratos ni nitritos añadidos", pero eso no significa que no tengan ninguno. En cambio, pueden contener nitratos (posiblemente incluso en dosis más grandes) de fuentes naturales, como el apio, que brindan algunos de los beneficios de los perros curados habituales.

La elección final es entre salchichas sin piel o tripas naturales. Los perros sin piel se cocinan en una envoltura sintética que se quita antes de empaquetarlos, y es lo que se encuentra en la mayoría de los estantes en estos días. Si bien los perritos calientes en tripa natural son más difíciles de encontrar, voy a ser franco y diré que te estás haciendo un flaco favor al no intentar rastrearlos. Los hot dogs metidos en tripas de oveja tienen ese caparazón rápido que, en mi opinión, hace que un hot dog sea realmente genial. Los perros con tripa natural de Nathan's son fáciles de encontrar en el verano en Nueva York, y tan pronto como noto que comienzan a desaparecer después del Día del Trabajo, compro un montón de paquetes y los congelo para pasar el invierno.

Cómo asar un hot dog sin piel

Debido a que las salchichas se venden completamente cocidas, puede parecer que todo lo que necesita hacer es ponerlas sobre un fuego caliente hasta que estén lo suficientemente calientes. Eso ciertamente funciona, pero también crea un producto final subóptimo. Intenté asar a la parrilla perros calientes con y sin piel directamente sobre brasas recién encendidas y los resultados hablaron por sí mismos.

Las salchichas sin piel parecían regordetas y jugosas mientras se asaban a la parrilla, pero una vez retiradas del fuego, se desinflaron y se arrugaron. El centro de la salchicha todavía estaba húmedo, pero alrededor de los bordes comenzó a secarse y tenía un exterior parecido al papel, casi correoso, que agregaba masticación en lugar de chasquido.

Para evitar estos perritos calientes resecos e indeseables, he estado cortando salchichas sin piel durante años. Esto implica hacer algunos cortes en dos lados opuestos del hot dog antes de asarlo. Luego, cuando están en la parrilla, estas ranuras se abren, lo que permite que el calor llegue al centro de la salchicha más rápidamente, lo que resulta en un tiempo de cocción más corto. Los hot dogs sin piel cocinados de esta manera se mantienen más regordetes y jugosos y no sufren la misma arruga de la piel.

Puede llevar este método un paso más allá y cortar en espiral su perrito caliente ensartándolo y haciendo un corte largo en espiral a lo largo de toda la salchicha. A mucha gente le encanta este método, pero para mí, la técnica de corte es más rápida y mejor. Claro, la espiral tiene una apariencia fresca y se obtiene más crujiente al aumentar el área de superficie del hot dog, pero también es más fácil de cocinar en exceso y secar.

Cómo asar un hot dog con tripa natural

Para los perros con caja, adopto un enfoque diferente. Cuando se cocinan enteras a fuego directo, les fue mejor que las que no tenían piel, y la tripa generalmente ayuda a proteger la carne del secado y arrugado. Pero un pequeño porcentaje de ellos estallan y dejan escapar los jugos esenciales.

Sin embargo, no cortaría a los perros con caja, porque esas ranuras pueden expandirse y romperse aún más durante la cocción. Entonces, para hacer el mejor perrito caliente que pude, recurrí a un viejo artículo de mi editor en Serious Eats, Kenji, sobre la ciencia de asar salchichas.

En ese artículo, el mejor método se describió como primero hervir a fuego lento las salchichas en un líquido sabroso a fuego indirecto hasta que estén bien cocidas, luego dorarlas rápidamente a fuego directo. Entiendo perfectamente cómo esto es mejor para las salchichas frescas y crudas, pero no había considerado si funcionaría también para los perros calientes.

Finalmente lo intenté, preparando una pequeña bandeja para asar de aluminio desechable llena de cebollas en salsa de Sabrett mezcladas con una lata de cerveza. Llevé esa mezcla a fuego lento a fuego directo en la parrilla, luego la deslicé hacia el lado frío, agregué las salchichas de Nathan con tripa natural, cubrí la parrilla y las dejé cocinar hasta que se calienten por completo. Luego saqué las salchichas del líquido y las asé a la parrilla sobre un fuego caliente donde se carbonizaron súper rápido, sin que se partiera ni una sola tripa.

Estos fueron sin duda los mejores del lote que hice ese día, jugosos de borde a borde, con un gran chasquido y un ligero carbonizado. Estoy totalmente convencido de este método para todos los perros calientes, incluidos los sin piel, aunque a veces todavía puedo cortar los salchichas sin piel si no tengo suficiente espacio en la parrilla para una bañera de hidromasaje para perros calientes.


El Meatwave

Rara vez hay un día de verano en el que no haya salchichas en mi refrigerador. No importa qué cosa elegante pueda estar asando a la parrilla, siempre son una alternativa bienvenida cuando una receta sale mal o tengo invitados y necesito un poco de carne extra para tirar a la parrilla.

En un nivel, cocinarlos es un proceso un tanto infalible y mdash, vienen precocidos y su alto contenido de grasa ayuda a mantenerlos húmedos incluso después de que han estado en la parrilla demasiado tiempo. Pero por otro lado, definitivamente hay una diferencia entre un buen perrito caliente a la parrilla y uno excelente. Aunque puede sonar un poco contradictorio, existen trucos para asar a la parrilla estas salchichas emulsionadas que pueden hacerlas lo mejor posible.

El primer paso para asar a la parrilla los mejores perros calientes es elegir los adecuados. Primero, está el tipo de carne. Cuando hablo de perritos calientes, siempre me refiero a las salchichas de ternera. Claro, hay perros de cerdo, pollo y pavo, pero ninguno de esos me sabe tan bien como la carne de res. En mi experiencia, la carne de res es la única carne que puede resistir los condimentos clásicos para perros calientes, como el ajo, la cebolla, el pimentón, la macis, la mostaza y el cilantro, y aún así mantener su sabor audaz y carnoso.

También tiene la opción de perros calientes curados o no curados. Los hot dogs curados están hechos con nitrito de sodio, que prolonga la vida útil, ayuda a prevenir formas desagradables de bacterias y le da a la carne un tono rojizo. El curado es bastante estándar en la elaboración de hot-dogs, pero algunos temen esos aditivos por razones de salud (no soy uno de ellos), por lo que los perros sin curar han ido ganando terreno en los últimos años. Muchas de estas marcas sin curar anunciarán "sin nitratos ni nitritos agregados", pero eso no significa que no tengan ninguno. En cambio, pueden contener nitratos (posiblemente incluso en dosis más grandes) de fuentes naturales, como el apio, que brindan algunos de los beneficios de los perros curados habituales.

La elección final es entre salchichas sin piel o tripas naturales. Los perros sin piel se cocinan en una envoltura sintética que se quita antes de empaquetarlos, y es lo que se encuentra en la mayoría de los estantes en estos días. Si bien los perritos calientes en tripa natural son más difíciles de encontrar, voy a ser franco y diré que te estás haciendo un flaco favor al no intentar rastrearlos. Los hot dogs metidos en tripas de oveja tienen ese caparazón rápido que, en mi opinión, hace que un hot dog sea realmente genial. Los perros con tripa natural de Nathan's son fáciles de encontrar en el verano en Nueva York, y tan pronto como noto que comienzan a desaparecer después del Día del Trabajo, compro un montón de paquetes y los congelo para pasar el invierno.

Cómo asar un hot dog sin piel

Debido a que las salchichas se venden completamente cocidas, puede parecer que todo lo que necesita hacer es ponerlas sobre un fuego caliente hasta que estén lo suficientemente calientes. Eso ciertamente funciona, pero también crea un producto final subóptimo. Intenté asar a la parrilla perros calientes con y sin piel directamente sobre brasas recién encendidas y los resultados hablaron por sí mismos.

Las salchichas sin piel parecían regordetas y jugosas mientras se asaban a la parrilla, pero una vez retiradas del fuego, se desinflaron y se arrugaron. El centro de la salchicha todavía estaba húmedo, pero alrededor de los bordes comenzó a secarse y tenía un exterior parecido al papel, casi correoso, que agregaba masticación en lugar de chasquido.

Para evitar estos perritos calientes resecos e indeseables, he estado cortando salchichas sin piel durante años. Esto implica hacer algunos cortes en dos lados opuestos del hot dog antes de asarlo. Luego, cuando están en la parrilla, estas ranuras se abren, lo que permite que el calor llegue al centro de la salchicha más rápidamente, lo que resulta en un tiempo de cocción más corto. Los hot dogs sin piel cocinados de esta manera se mantienen más regordetes y jugosos y no sufren la misma arruga de la piel.

Puede llevar este método un paso más allá y cortar en espiral su perrito caliente ensartándolo y haciendo un corte largo en espiral a lo largo de toda la salchicha. A mucha gente le encanta este método, pero para mí, la técnica de corte es más rápida y mejor. Claro, la espiral tiene una apariencia fresca y se obtiene más crujiente al aumentar el área de superficie del hot dog, pero también es más fácil de cocinar en exceso y secar.

Cómo asar un hot dog con tripa natural

Para los perros con caja, adopto un enfoque diferente. Cuando se cocinan enteras a fuego directo, les fue mejor que las que no tenían piel, y la tripa generalmente ayuda a proteger la carne de que se seque y se arrugue. Pero un pequeño porcentaje de ellos estallan y dejan escapar los jugos esenciales.

Sin embargo, no cortaría a los perros con caja, porque esas ranuras pueden expandirse y romperse aún más durante la cocción. Entonces, para hacer el mejor perrito caliente que pude, recurrí a un viejo artículo de mi editor en Serious Eats, Kenji, sobre la ciencia de asar salchichas.

En ese artículo, el mejor método se describió como primero hervir a fuego lento las salchichas en un líquido sabroso a fuego indirecto hasta que estén bien cocidas, luego dorarlas rápidamente a fuego directo. Entiendo perfectamente cómo esto es mejor para las salchichas frescas y crudas, pero no había considerado si funcionaría también para los perros calientes.

Finalmente lo intenté, preparando una pequeña bandeja para asar de aluminio desechable llena de cebollas en salsa de Sabrett mezcladas con una lata de cerveza. Llevé esa mezcla a fuego lento a fuego directo en la parrilla, luego la deslicé hacia el lado frío, agregué las salchichas de Nathan con tripa natural, cubrí la parrilla y las dejé cocinar hasta que se calienten por completo. Luego saqué las salchichas del líquido y las asé a la parrilla sobre un fuego caliente donde se carbonizaron súper rápido, sin que se partiera una sola tripa.

Estos fueron sin duda los mejores del lote que hice ese día, jugosos de borde a borde, con un gran chasquido y un ligero carbonizado. Estoy totalmente convencido de este método para todos los perros calientes, incluidos los sin piel, aunque a veces todavía puedo cortar los salchichas sin piel si no tengo suficiente espacio en la parrilla para una bañera de hidromasaje para perros calientes.


El Meatwave

Rara vez hay un día de verano en el que no haya salchichas en mi refrigerador. No importa qué cosa elegante pueda estar asando a la parrilla, siempre son una alternativa bienvenida cuando una receta sale mal o tengo invitados y necesito un poco de carne extra para tirar a la parrilla.

En un nivel, cocinarlos es un proceso un tanto infalible y mdash, vienen precocidos y su alto contenido de grasa ayuda a mantenerlos húmedos incluso después de que han estado en la parrilla demasiado tiempo. Pero por otro lado, definitivamente hay una diferencia entre un buen perrito caliente a la parrilla y uno excelente. Aunque puede sonar un poco contradictorio, existen trucos para asar a la parrilla estas salchichas emulsionadas que pueden hacerlas lo mejor posible.

El primer paso para asar a la parrilla los mejores perros calientes es elegir los adecuados. Primero, está el tipo de carne. Cuando hablo de perritos calientes, siempre me refiero a las salchichas de ternera. Claro, hay perros de cerdo, pollo y pavo, pero ninguno de esos me sabe tan bien como la carne de res. En mi experiencia, la carne de res es la única carne que puede resistir los condimentos clásicos para perros calientes, como el ajo, la cebolla, el pimentón, la macis, la mostaza y el cilantro, y aún así mantener su sabor audaz y carnoso.

También tiene la opción de perros calientes curados o no curados. Los hot dogs curados están hechos con nitrito de sodio, que prolonga la vida útil, ayuda a prevenir formas desagradables de bacterias y le da a la carne un tono rojizo. El curado es bastante estándar en la elaboración de hot-dogs, pero algunos temen esos aditivos por razones de salud (no soy uno de ellos), por lo que los perros sin curar han ido ganando terreno en los últimos años. Muchas de estas marcas sin curar anunciarán "sin nitratos ni nitritos añadidos", pero eso no significa que no tengan ninguno. En cambio, pueden contener nitratos (posiblemente incluso en dosis más grandes) de fuentes naturales, como el apio, que brindan algunos de los beneficios de los perros curados habituales.

La elección final es entre salchichas sin piel o tripas naturales. Los perros sin piel se cocinan en una envoltura sintética que se quita antes de empaquetarlos, y es lo que se encuentra en la mayoría de los estantes en estos días. Si bien los perritos calientes en tripa natural son más difíciles de encontrar, voy a ser franco y diré que te estás haciendo un flaco favor al no intentar rastrearlos. Los hot dogs metidos en tripas de oveja tienen ese caparazón rápido que, en mi opinión, hace que un hot dog sea realmente genial. Los perros con tripa natural de Nathan's son fáciles de encontrar en el verano en Nueva York, y tan pronto como noto que comienzan a desaparecer después del Día del Trabajo, compro un montón de paquetes y los congelo para pasar el invierno.

Cómo asar un hot dog sin piel

Debido a que las salchichas se venden completamente cocidas, puede parecer que todo lo que necesita hacer es ponerlas sobre un fuego caliente hasta que estén lo suficientemente calientes. Eso ciertamente funciona, pero también crea un producto final subóptimo. Intenté asar a la parrilla perros calientes con y sin piel directamente sobre brasas recién encendidas y los resultados hablaron por sí mismos.

Las salchichas sin piel parecían regordetas y jugosas mientras se asaban a la parrilla, pero una vez retiradas del fuego, se desinflaron y se arrugaron. El centro de la salchicha todavía estaba húmedo, pero alrededor de los bordes comenzó a secarse y tenía un exterior parecido al papel, casi correoso, que agregaba masticación en lugar de chasquido.

Para evitar estos perritos calientes resecos e indeseables, he estado cortando salchichas sin piel durante años. Esto implica hacer algunos cortes en dos lados opuestos del hot dog antes de asarlo. Luego, cuando están en la parrilla, estas ranuras se abren, lo que permite que el calor llegue al centro de la salchicha más rápidamente, lo que resulta en un tiempo de cocción más corto. Los hot dogs sin piel cocinados de esta manera se mantienen más regordetes y jugosos y no sufren la misma arruga de la piel.

Puede llevar este método un paso más allá y cortar en espiral su perrito caliente ensartándolo y haciendo un corte largo en espiral a lo largo de toda la salchicha. A mucha gente le encanta este método, pero para mí, la técnica de corte es más rápida y mejor. Claro, la espiral tiene una apariencia fresca y se obtiene más crujiente al aumentar el área de superficie del hot dog, pero también es más fácil de cocinar en exceso y secar.

Cómo asar un hot dog con tripa natural

Para los perros con caja, adopto un enfoque diferente. Cuando se cocinan enteras a fuego directo, les fue mejor que las que no tenían piel, y la tripa generalmente ayuda a proteger la carne de que se seque y se arrugue. Pero un pequeño porcentaje de ellos estallan y dejan escapar los jugos esenciales.

Sin embargo, no cortaría los perros con caja, porque esas ranuras pueden expandirse y romperse aún más durante la cocción. Entonces, para hacer el mejor perrito caliente que pude, recurrí a un viejo artículo de mi editor en Serious Eats, Kenji, sobre la ciencia de asar salchichas.

En ese artículo, el mejor método se describió como primero hervir a fuego lento las salchichas en un líquido sabroso a fuego indirecto hasta que estén bien cocidas, luego dorarlas rápidamente a fuego directo. Entiendo perfectamente cómo esto es mejor para las salchichas frescas y crudas, pero no había considerado si funcionaría también para los perros calientes.

Finalmente lo intenté, preparando una pequeña bandeja para asar de aluminio desechable llena de cebollas en salsa de Sabrett mezcladas con una lata de cerveza. Llevé esa mezcla a fuego lento a fuego directo en la parrilla, luego la deslicé hacia el lado frío, agregué las salchichas de Nathan con tripa natural, cubrí la parrilla y las dejé cocinar hasta que se calienten por completo. Luego saqué las salchichas del líquido y las asé a la parrilla sobre un fuego caliente donde se carbonizaron súper rápido, sin que se partiera ni una sola tripa.

Estos fueron sin duda los mejores del lote que hice ese día, jugosos de borde a borde, con un gran chasquido y un ligero carbonizado. Estoy totalmente convencido de este método para todos los perritos calientes, incluidos los sin piel, aunque a veces todavía puedo cortar los salchichas sin piel si no tengo suficiente espacio en la parrilla para un jacuzzi de perritos calientes.


El Meatwave

Rara vez hay un día de verano en el que no haya salchichas en mi refrigerador. No importa qué cosa elegante pueda estar asando a la parrilla, siempre son un recurso bienvenido cuando una receta sale mal o tengo invitados y necesito un poco de carne extra para tirar a la parrilla.

Por un lado, cocinarlos es un proceso un tanto infalible y mdash, vienen precocidos y su alto contenido de grasa ayuda a mantenerlos húmedos incluso después de haber estado en la parrilla demasiado tiempo. Pero por otro lado, definitivamente hay una diferencia entre un buen perrito caliente a la parrilla y uno excelente. Although it may sound a little counterintuitive, there are tricks to grilling these emulsified sausages that can make them the best they can be.

The first step to grilling the best hot dogs is picking the right ones. First, there's the type of meat. When I talk about hot dogs, I'm always referring to all-beef franks. Sure, there are pork, chicken, and turkey dogs out there, but none of those taste as good to me as beef. In my experience, beef is the only meat that can stand up to classic hot-dog seasonings, like garlic, onion, paprika, mace, mustard, and coriander, and still maintain its bold, meaty flavor.

You also have the choice of cured or uncured hot dogs. Cured hot dogs are made with sodium nitrite, which extends the shelf life, helps prevent nasty forms of bacteria, and gives the meat a reddish hue. Curing is pretty standard in hot-dog making, but some fear those additives for health reasons (I'm not one of them), so uncured dogs have been gaining traction in recent years. Many of these uncured brands will advertise "no nitrates or nitrites added," but that doesn't mean they have none at all. Instead they may contain nitrates (possibly even in larger doses) from natural sources, such as celery, which provide some of the benefits of regular cured dogs.

The final choice is between skinless franks or those in natural casings. Skinless dogs are cooked in a synthetic casing that is removed before they're packaged, and is what you find on most shelves these days. While hot dogs in natural casings are harder to find, I'm going to be frank and say you're doing yourself a disservice not to try to track them down. Hot dogs stuffed into sheep's casings have that snappy shell that, in my mind, makes a hot dog truly great. Natural casing dogs from Nathan's are easy to find in the summer in New York, and as soon as I notice them beginning to disappear after Labor Day, I buy a bunch of packages and freeze them to get me through the winter.

How to Grill a Skinless Hot Dog

Because hot dogs are sold fully cooked, it may seem like all you need to do is put them over a hot fire until they're sufficiently heated through. That certainly works, but it also creates a suboptimal end product. I tried grilling both cased and skinless hot dogs directly over freshly lit coals and the results spoke for themselves.

The skinless franks looked plump and juicy while grilling, but once removed from the heat, they deflated and shriveled up. The center of the sausage was still moist, but around the edges it began to dry out and had a papery, almost leathery exterior that added chew instead of snap.

To prevent these unsightly and undesirable shriveled hot dogs, I've been slashing skinless franks for years. This entails making a few cuts into two opposite sides of the hot dog before grilling. Then, when on the grill, these slits expand open, which allows the heat to reach the center of the sausage more quickly, resulting in a shorter cooking time. Skinless hot dogs cooked this way stay plumper and juicier and don't suffer the same shriveling of the skin.

You can take this method one step further and spiral cut your hot dog by skewering it and making one long, spiraling cut along the entire length of the sausage. Lots of people love this method, but to me, the slashing technique is quicker and better. Sure, the spiral has a cool appearance and you get more crispness by increasing the hot dog's surface area, but it's also easier to overcook and dry out.

How to Grill a Natural Casing Hot Dog

For cased dogs, I take a different approach. When cooked whole over direct heat, they fared better than the skinless, with the casing generally helping to protect the meat from drying and shriveling. But a small percentage of them burst and let essential juices leak out.

I wouldn't slash cased dogs, though, because those slits can further expand and tear during cooking. So, to make the absolute best hot dog I could, I turned to an old article from my editor over at Serious Eats, Kenji, on the science of grilling sausages.

In that article, the best method was laid out as first simmering the sausages in a flavorful liquid over indirect heat until cooked through, then quickly searing them over direct heat. I totally get how this is best for fresh, uncooked sausages, but hadn't considered whether it would work for hot dogs as well.

I finally gave it try, setting up a small disposable aluminum roasting pan filled with Sabrett's Onions in Sauce mixed with a can of beer. I brought that mixture to a simmer over direct heat on the grill, then slid it over to the cool side, added natural-casing Nathan's hot dogs, covered the grill, and let them cook until heated through. I then plucked the hot dogs from the liquid and grilled them over a hot fire where they charred super fast, without a single casing splitting.

These were certainly the best of the lot that I made that day, juicy from edge to edge, with a great snap and a light char. I'm totally sold on this method for all hot dogs, including skinless ones, though I may sometimes still slash the skinless franks if I don't have enough room on the grill for a hot-dog hot tub.


El Meatwave

There's rarely a day in the summer when there aren't hot dogs in my refrigerator. No matter what fancy thing I may be grilling, they're always a welcome fallback for when a recipe goes wrong or I have guests over and need a little extra meat to throw on the grill.

On one level, cooking them is a somewhat foolproof process&mdashthey come precooked and their high fat content helps keep them moist even after they've been on the grill a little too long. But on another, there's definitely a difference between a good grilled hot dog and great one. Although it may sound a little counterintuitive, there are tricks to grilling these emulsified sausages that can make them the best they can be.

The first step to grilling the best hot dogs is picking the right ones. First, there's the type of meat. When I talk about hot dogs, I'm always referring to all-beef franks. Sure, there are pork, chicken, and turkey dogs out there, but none of those taste as good to me as beef. In my experience, beef is the only meat that can stand up to classic hot-dog seasonings, like garlic, onion, paprika, mace, mustard, and coriander, and still maintain its bold, meaty flavor.

You also have the choice of cured or uncured hot dogs. Cured hot dogs are made with sodium nitrite, which extends the shelf life, helps prevent nasty forms of bacteria, and gives the meat a reddish hue. Curing is pretty standard in hot-dog making, but some fear those additives for health reasons (I'm not one of them), so uncured dogs have been gaining traction in recent years. Many of these uncured brands will advertise "no nitrates or nitrites added," but that doesn't mean they have none at all. Instead they may contain nitrates (possibly even in larger doses) from natural sources, such as celery, which provide some of the benefits of regular cured dogs.

The final choice is between skinless franks or those in natural casings. Skinless dogs are cooked in a synthetic casing that is removed before they're packaged, and is what you find on most shelves these days. While hot dogs in natural casings are harder to find, I'm going to be frank and say you're doing yourself a disservice not to try to track them down. Hot dogs stuffed into sheep's casings have that snappy shell that, in my mind, makes a hot dog truly great. Natural casing dogs from Nathan's are easy to find in the summer in New York, and as soon as I notice them beginning to disappear after Labor Day, I buy a bunch of packages and freeze them to get me through the winter.

How to Grill a Skinless Hot Dog

Because hot dogs are sold fully cooked, it may seem like all you need to do is put them over a hot fire until they're sufficiently heated through. That certainly works, but it also creates a suboptimal end product. I tried grilling both cased and skinless hot dogs directly over freshly lit coals and the results spoke for themselves.

The skinless franks looked plump and juicy while grilling, but once removed from the heat, they deflated and shriveled up. The center of the sausage was still moist, but around the edges it began to dry out and had a papery, almost leathery exterior that added chew instead of snap.

To prevent these unsightly and undesirable shriveled hot dogs, I've been slashing skinless franks for years. This entails making a few cuts into two opposite sides of the hot dog before grilling. Then, when on the grill, these slits expand open, which allows the heat to reach the center of the sausage more quickly, resulting in a shorter cooking time. Skinless hot dogs cooked this way stay plumper and juicier and don't suffer the same shriveling of the skin.

You can take this method one step further and spiral cut your hot dog by skewering it and making one long, spiraling cut along the entire length of the sausage. Lots of people love this method, but to me, the slashing technique is quicker and better. Sure, the spiral has a cool appearance and you get more crispness by increasing the hot dog's surface area, but it's also easier to overcook and dry out.

How to Grill a Natural Casing Hot Dog

For cased dogs, I take a different approach. When cooked whole over direct heat, they fared better than the skinless, with the casing generally helping to protect the meat from drying and shriveling. But a small percentage of them burst and let essential juices leak out.

I wouldn't slash cased dogs, though, because those slits can further expand and tear during cooking. So, to make the absolute best hot dog I could, I turned to an old article from my editor over at Serious Eats, Kenji, on the science of grilling sausages.

In that article, the best method was laid out as first simmering the sausages in a flavorful liquid over indirect heat until cooked through, then quickly searing them over direct heat. I totally get how this is best for fresh, uncooked sausages, but hadn't considered whether it would work for hot dogs as well.

I finally gave it try, setting up a small disposable aluminum roasting pan filled with Sabrett's Onions in Sauce mixed with a can of beer. I brought that mixture to a simmer over direct heat on the grill, then slid it over to the cool side, added natural-casing Nathan's hot dogs, covered the grill, and let them cook until heated through. I then plucked the hot dogs from the liquid and grilled them over a hot fire where they charred super fast, without a single casing splitting.

These were certainly the best of the lot that I made that day, juicy from edge to edge, with a great snap and a light char. I'm totally sold on this method for all hot dogs, including skinless ones, though I may sometimes still slash the skinless franks if I don't have enough room on the grill for a hot-dog hot tub.


El Meatwave

There's rarely a day in the summer when there aren't hot dogs in my refrigerator. No matter what fancy thing I may be grilling, they're always a welcome fallback for when a recipe goes wrong or I have guests over and need a little extra meat to throw on the grill.

On one level, cooking them is a somewhat foolproof process&mdashthey come precooked and their high fat content helps keep them moist even after they've been on the grill a little too long. But on another, there's definitely a difference between a good grilled hot dog and great one. Although it may sound a little counterintuitive, there are tricks to grilling these emulsified sausages that can make them the best they can be.

The first step to grilling the best hot dogs is picking the right ones. First, there's the type of meat. When I talk about hot dogs, I'm always referring to all-beef franks. Sure, there are pork, chicken, and turkey dogs out there, but none of those taste as good to me as beef. In my experience, beef is the only meat that can stand up to classic hot-dog seasonings, like garlic, onion, paprika, mace, mustard, and coriander, and still maintain its bold, meaty flavor.

You also have the choice of cured or uncured hot dogs. Cured hot dogs are made with sodium nitrite, which extends the shelf life, helps prevent nasty forms of bacteria, and gives the meat a reddish hue. Curing is pretty standard in hot-dog making, but some fear those additives for health reasons (I'm not one of them), so uncured dogs have been gaining traction in recent years. Many of these uncured brands will advertise "no nitrates or nitrites added," but that doesn't mean they have none at all. Instead they may contain nitrates (possibly even in larger doses) from natural sources, such as celery, which provide some of the benefits of regular cured dogs.

The final choice is between skinless franks or those in natural casings. Skinless dogs are cooked in a synthetic casing that is removed before they're packaged, and is what you find on most shelves these days. While hot dogs in natural casings are harder to find, I'm going to be frank and say you're doing yourself a disservice not to try to track them down. Hot dogs stuffed into sheep's casings have that snappy shell that, in my mind, makes a hot dog truly great. Natural casing dogs from Nathan's are easy to find in the summer in New York, and as soon as I notice them beginning to disappear after Labor Day, I buy a bunch of packages and freeze them to get me through the winter.

How to Grill a Skinless Hot Dog

Because hot dogs are sold fully cooked, it may seem like all you need to do is put them over a hot fire until they're sufficiently heated through. That certainly works, but it also creates a suboptimal end product. I tried grilling both cased and skinless hot dogs directly over freshly lit coals and the results spoke for themselves.

The skinless franks looked plump and juicy while grilling, but once removed from the heat, they deflated and shriveled up. The center of the sausage was still moist, but around the edges it began to dry out and had a papery, almost leathery exterior that added chew instead of snap.

To prevent these unsightly and undesirable shriveled hot dogs, I've been slashing skinless franks for years. This entails making a few cuts into two opposite sides of the hot dog before grilling. Then, when on the grill, these slits expand open, which allows the heat to reach the center of the sausage more quickly, resulting in a shorter cooking time. Skinless hot dogs cooked this way stay plumper and juicier and don't suffer the same shriveling of the skin.

You can take this method one step further and spiral cut your hot dog by skewering it and making one long, spiraling cut along the entire length of the sausage. Lots of people love this method, but to me, the slashing technique is quicker and better. Sure, the spiral has a cool appearance and you get more crispness by increasing the hot dog's surface area, but it's also easier to overcook and dry out.

How to Grill a Natural Casing Hot Dog

For cased dogs, I take a different approach. When cooked whole over direct heat, they fared better than the skinless, with the casing generally helping to protect the meat from drying and shriveling. But a small percentage of them burst and let essential juices leak out.

I wouldn't slash cased dogs, though, because those slits can further expand and tear during cooking. So, to make the absolute best hot dog I could, I turned to an old article from my editor over at Serious Eats, Kenji, on the science of grilling sausages.

In that article, the best method was laid out as first simmering the sausages in a flavorful liquid over indirect heat until cooked through, then quickly searing them over direct heat. I totally get how this is best for fresh, uncooked sausages, but hadn't considered whether it would work for hot dogs as well.

I finally gave it try, setting up a small disposable aluminum roasting pan filled with Sabrett's Onions in Sauce mixed with a can of beer. I brought that mixture to a simmer over direct heat on the grill, then slid it over to the cool side, added natural-casing Nathan's hot dogs, covered the grill, and let them cook until heated through. I then plucked the hot dogs from the liquid and grilled them over a hot fire where they charred super fast, without a single casing splitting.

These were certainly the best of the lot that I made that day, juicy from edge to edge, with a great snap and a light char. I'm totally sold on this method for all hot dogs, including skinless ones, though I may sometimes still slash the skinless franks if I don't have enough room on the grill for a hot-dog hot tub.


El Meatwave

There's rarely a day in the summer when there aren't hot dogs in my refrigerator. No matter what fancy thing I may be grilling, they're always a welcome fallback for when a recipe goes wrong or I have guests over and need a little extra meat to throw on the grill.

On one level, cooking them is a somewhat foolproof process&mdashthey come precooked and their high fat content helps keep them moist even after they've been on the grill a little too long. But on another, there's definitely a difference between a good grilled hot dog and great one. Although it may sound a little counterintuitive, there are tricks to grilling these emulsified sausages that can make them the best they can be.

The first step to grilling the best hot dogs is picking the right ones. First, there's the type of meat. When I talk about hot dogs, I'm always referring to all-beef franks. Sure, there are pork, chicken, and turkey dogs out there, but none of those taste as good to me as beef. In my experience, beef is the only meat that can stand up to classic hot-dog seasonings, like garlic, onion, paprika, mace, mustard, and coriander, and still maintain its bold, meaty flavor.

You also have the choice of cured or uncured hot dogs. Cured hot dogs are made with sodium nitrite, which extends the shelf life, helps prevent nasty forms of bacteria, and gives the meat a reddish hue. Curing is pretty standard in hot-dog making, but some fear those additives for health reasons (I'm not one of them), so uncured dogs have been gaining traction in recent years. Many of these uncured brands will advertise "no nitrates or nitrites added," but that doesn't mean they have none at all. Instead they may contain nitrates (possibly even in larger doses) from natural sources, such as celery, which provide some of the benefits of regular cured dogs.

The final choice is between skinless franks or those in natural casings. Skinless dogs are cooked in a synthetic casing that is removed before they're packaged, and is what you find on most shelves these days. While hot dogs in natural casings are harder to find, I'm going to be frank and say you're doing yourself a disservice not to try to track them down. Hot dogs stuffed into sheep's casings have that snappy shell that, in my mind, makes a hot dog truly great. Natural casing dogs from Nathan's are easy to find in the summer in New York, and as soon as I notice them beginning to disappear after Labor Day, I buy a bunch of packages and freeze them to get me through the winter.

How to Grill a Skinless Hot Dog

Because hot dogs are sold fully cooked, it may seem like all you need to do is put them over a hot fire until they're sufficiently heated through. That certainly works, but it also creates a suboptimal end product. I tried grilling both cased and skinless hot dogs directly over freshly lit coals and the results spoke for themselves.

The skinless franks looked plump and juicy while grilling, but once removed from the heat, they deflated and shriveled up. The center of the sausage was still moist, but around the edges it began to dry out and had a papery, almost leathery exterior that added chew instead of snap.

To prevent these unsightly and undesirable shriveled hot dogs, I've been slashing skinless franks for years. This entails making a few cuts into two opposite sides of the hot dog before grilling. Then, when on the grill, these slits expand open, which allows the heat to reach the center of the sausage more quickly, resulting in a shorter cooking time. Skinless hot dogs cooked this way stay plumper and juicier and don't suffer the same shriveling of the skin.

You can take this method one step further and spiral cut your hot dog by skewering it and making one long, spiraling cut along the entire length of the sausage. Lots of people love this method, but to me, the slashing technique is quicker and better. Sure, the spiral has a cool appearance and you get more crispness by increasing the hot dog's surface area, but it's also easier to overcook and dry out.

How to Grill a Natural Casing Hot Dog

For cased dogs, I take a different approach. When cooked whole over direct heat, they fared better than the skinless, with the casing generally helping to protect the meat from drying and shriveling. But a small percentage of them burst and let essential juices leak out.

I wouldn't slash cased dogs, though, because those slits can further expand and tear during cooking. So, to make the absolute best hot dog I could, I turned to an old article from my editor over at Serious Eats, Kenji, on the science of grilling sausages.

In that article, the best method was laid out as first simmering the sausages in a flavorful liquid over indirect heat until cooked through, then quickly searing them over direct heat. I totally get how this is best for fresh, uncooked sausages, but hadn't considered whether it would work for hot dogs as well.

I finally gave it try, setting up a small disposable aluminum roasting pan filled with Sabrett's Onions in Sauce mixed with a can of beer. I brought that mixture to a simmer over direct heat on the grill, then slid it over to the cool side, added natural-casing Nathan's hot dogs, covered the grill, and let them cook until heated through. I then plucked the hot dogs from the liquid and grilled them over a hot fire where they charred super fast, without a single casing splitting.

These were certainly the best of the lot that I made that day, juicy from edge to edge, with a great snap and a light char. I'm totally sold on this method for all hot dogs, including skinless ones, though I may sometimes still slash the skinless franks if I don't have enough room on the grill for a hot-dog hot tub.


El Meatwave

There's rarely a day in the summer when there aren't hot dogs in my refrigerator. No matter what fancy thing I may be grilling, they're always a welcome fallback for when a recipe goes wrong or I have guests over and need a little extra meat to throw on the grill.

On one level, cooking them is a somewhat foolproof process&mdashthey come precooked and their high fat content helps keep them moist even after they've been on the grill a little too long. But on another, there's definitely a difference between a good grilled hot dog and great one. Although it may sound a little counterintuitive, there are tricks to grilling these emulsified sausages that can make them the best they can be.

The first step to grilling the best hot dogs is picking the right ones. First, there's the type of meat. When I talk about hot dogs, I'm always referring to all-beef franks. Sure, there are pork, chicken, and turkey dogs out there, but none of those taste as good to me as beef. In my experience, beef is the only meat that can stand up to classic hot-dog seasonings, like garlic, onion, paprika, mace, mustard, and coriander, and still maintain its bold, meaty flavor.

You also have the choice of cured or uncured hot dogs. Cured hot dogs are made with sodium nitrite, which extends the shelf life, helps prevent nasty forms of bacteria, and gives the meat a reddish hue. Curing is pretty standard in hot-dog making, but some fear those additives for health reasons (I'm not one of them), so uncured dogs have been gaining traction in recent years. Many of these uncured brands will advertise "no nitrates or nitrites added," but that doesn't mean they have none at all. Instead they may contain nitrates (possibly even in larger doses) from natural sources, such as celery, which provide some of the benefits of regular cured dogs.

The final choice is between skinless franks or those in natural casings. Skinless dogs are cooked in a synthetic casing that is removed before they're packaged, and is what you find on most shelves these days. While hot dogs in natural casings are harder to find, I'm going to be frank and say you're doing yourself a disservice not to try to track them down. Hot dogs stuffed into sheep's casings have that snappy shell that, in my mind, makes a hot dog truly great. Natural casing dogs from Nathan's are easy to find in the summer in New York, and as soon as I notice them beginning to disappear after Labor Day, I buy a bunch of packages and freeze them to get me through the winter.

How to Grill a Skinless Hot Dog

Because hot dogs are sold fully cooked, it may seem like all you need to do is put them over a hot fire until they're sufficiently heated through. That certainly works, but it also creates a suboptimal end product. I tried grilling both cased and skinless hot dogs directly over freshly lit coals and the results spoke for themselves.

The skinless franks looked plump and juicy while grilling, but once removed from the heat, they deflated and shriveled up. The center of the sausage was still moist, but around the edges it began to dry out and had a papery, almost leathery exterior that added chew instead of snap.

To prevent these unsightly and undesirable shriveled hot dogs, I've been slashing skinless franks for years. This entails making a few cuts into two opposite sides of the hot dog before grilling. Then, when on the grill, these slits expand open, which allows the heat to reach the center of the sausage more quickly, resulting in a shorter cooking time. Skinless hot dogs cooked this way stay plumper and juicier and don't suffer the same shriveling of the skin.

You can take this method one step further and spiral cut your hot dog by skewering it and making one long, spiraling cut along the entire length of the sausage. Lots of people love this method, but to me, the slashing technique is quicker and better. Sure, the spiral has a cool appearance and you get more crispness by increasing the hot dog's surface area, but it's also easier to overcook and dry out.

How to Grill a Natural Casing Hot Dog

For cased dogs, I take a different approach. When cooked whole over direct heat, they fared better than the skinless, with the casing generally helping to protect the meat from drying and shriveling. But a small percentage of them burst and let essential juices leak out.

I wouldn't slash cased dogs, though, because those slits can further expand and tear during cooking. So, to make the absolute best hot dog I could, I turned to an old article from my editor over at Serious Eats, Kenji, on the science of grilling sausages.

In that article, the best method was laid out as first simmering the sausages in a flavorful liquid over indirect heat until cooked through, then quickly searing them over direct heat. I totally get how this is best for fresh, uncooked sausages, but hadn't considered whether it would work for hot dogs as well.

I finally gave it try, setting up a small disposable aluminum roasting pan filled with Sabrett's Onions in Sauce mixed with a can of beer. I brought that mixture to a simmer over direct heat on the grill, then slid it over to the cool side, added natural-casing Nathan's hot dogs, covered the grill, and let them cook until heated through. I then plucked the hot dogs from the liquid and grilled them over a hot fire where they charred super fast, without a single casing splitting.

These were certainly the best of the lot that I made that day, juicy from edge to edge, with a great snap and a light char. I'm totally sold on this method for all hot dogs, including skinless ones, though I may sometimes still slash the skinless franks if I don't have enough room on the grill for a hot-dog hot tub.


Ver el vídeo: PERROS QUE SE TRAGAN TODO TIPO DE COSAS IMÁGENES REALES! (Enero 2022).