Nuevas recetas

Los socios de restaurantes debutan con Casa Neta en el distrito Flatiron de la ciudad de Nueva York


A un lado de Gramercy Tavern está Harding's, un restaurante estadounidense, y, al otro, ahora encontrará la nueva Casa Neta, un restaurante mexicano y un bar de mezcal.

Si no conoce personalmente a Spencer Slaine, Cody Pruitt o Ken Halberg, no los reconocería corriendo de un restaurante a otro, ni tendría la menor idea de que los tres socios son dueños de ambos restaurantes.

El chef Joel Zaragoza, quien ha sido jefe de cocina en Harding's durante los últimos tres años y es originario de México, ahora es responsable de supervisar simultáneamente la cocina en ambos restaurantes: desde pasteles a la plancha, hamburguesas y chuletas de cerdo hasta cuencos de churro, tacos al pastor, y tazones de pollo con mole.

El chef fue parte de su motivación para crear Casa Neta. Según Pruitt, Zaragoza nunca había elaborado la cocina de su ciudad de forma profesional, a pesar de haber trabajado en la industria durante décadas. La inspiración también vino de lo que el trío percibió como una necesidad de auténtica cocina mexicana y cócteles artesanales en el vecindario. Con la ayuda de la cuñada de Halberg y su familia, quienes provienen de México, pudieron crear lo que él describió como una "autenticidad refinada" de la que carecen muchos lugares.

"No queríamos canibalizar nuestro negocio actual en Harding's, así que queríamos un negocio complementario", dijo Halberg. “Harding's tiene que ver con Estados Unidos. Usamos y vendemos casi en su totalidad productos estadounidenses, con la excepción de algunos licores ".

En un vecindario que ve más trabajadores de día que fiesteros de destino por la noche, ha sido un poco difícil atraer a los noctámbulos a su salón de fiestas de nivel inferior, Sugar Skull Room, dijo Pruitt.

“Mi intención era que fuera casi un lugar separado de Casa, donde la gente pudiera pasar el rato hasta tarde y escuchar música a todo volumen”, dijo Slaine. "Este es un espacio que es bienvenido para las bebidas después de las 12 a.m. y también un retiro para los profesionales de la industria en el área".

Los chicos han decidido dividirse y conquistar: Slaine vive en Florida, pero regresa una vez al mes para comprobar cómo están las cosas. Halberg, sin embargo, se encuentra corriendo de un lado a otro entre Harding's y Casa Neta unas cuatro veces al día, lo que calcula en 1.056 pies por día (en caso de que sienta curiosidad). Pruitt ahora está destinado en Casa Neta a tiempo completo, a pesar de que se mueve de un lado a otro para las reuniones de administración, o para "coger una hamburguesa Harding's para acabar con mi avalancha dietética de tacos", dijo.

Slaine dijo que le encanta el queso fundido porque, bueno, le encanta el queso, especialmente cuando se derrite a la perfección pegajosa.

“Además, no bebo alcohol, así que siempre me encanta confiar en Cody y el equipo para hacerme cócteles sin alcohol increíbles, fuera del menú”, dijo.

Más recientemente, Pruitt diseñó un cóctel que se entrega literalmente con una lima en llamas; lo siento, queremos decir cal ardiente.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Si bien Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas luego ordenaron a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su día de fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó mayor fama aquí cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, queman velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. Y en lugar de leche y galletas, las familias dejan el café y el pastel —a veces también galletas y naranjas— para el santo y agua y heno para el burro. Sin embargo, los niños no pueden ver su visita, o ella les arrojará cenizas a los ojos, cegándolos temporalmente.

En Milán en particular, verá a Santa Lucía representada en la Catedral, ya que es considerada la protectora de los escultores de la Veneranda Fabbrica del Duomo, quienes procesaban mármol todos los días, continuamente en riesgo de ser golpeados en los ojos por astillas o astillas. cegado por el polvo. De los muchos eventos importantes que tienen lugar en su honor en la zona, todos los años la Chiesa di Santa Maria Annunciata en Camposanto tiene una misa para agradecerle y distribuir el "pan de Santa Lucía".

En el sur de Italia, Santa Lucía es honrada con desfiles y fiestas religiosas más tradicionales. La celebración más importante tiene lugar en Siracusa, por supuesto. Las festividades comienzan la noche anterior cuando trasladan su estatua de plata de su capilla al altar mayor de su catedral iluminada con velas. A la mañana siguiente, una procesión de 60 hombres con boinas verdes lleva su estatua de plata por toda la ciudad, haciendo paradas en las catedrales más importantes y el Mar Jónico.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Si bien Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas ordenaron entonces a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó mayor fama aquí cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, queman velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. Y en lugar de leche y galletas, las familias dejan el café y el pastel —a veces también galletas y naranjas— para el santo y agua y heno para el burro. Sin embargo, los niños no pueden ver su visita, o ella les arrojará cenizas a los ojos, cegándolos temporalmente.

En Milán en particular, verá a Santa Lucía representada en la Catedral, ya que es considerada la protectora de los escultores de la Veneranda Fabbrica del Duomo, quienes procesaban mármol todos los días, continuamente en riesgo de ser golpeados en los ojos por astillas o astillas. cegado por el polvo. De los muchos eventos importantes que tienen lugar en su honor en la zona, todos los años la Chiesa di Santa Maria Annunciata en Camposanto tiene una misa para agradecerle y distribuir el "pan de Santa Lucía".

En el sur de Italia, Santa Lucía es honrada con desfiles y fiestas religiosas más tradicionales. La celebración más importante tiene lugar en Siracusa, por supuesto. Las festividades comienzan la noche anterior cuando trasladan su estatua de plata de su capilla al altar mayor de su catedral iluminada con velas. A la mañana siguiente, una procesión de 60 hombres con boinas verdes lleva su estatua de plata por toda la ciudad, haciendo paradas en las catedrales más importantes y el Mar Jónico.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Si bien Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas luego ordenaron a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su día de fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó mayor fama aquí cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, encienden velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. Y en lugar de leche y galletas, las familias dejan el café y el pastel —a veces también galletas y naranjas— para el santo y agua y heno para el burro. Sin embargo, los niños no pueden ver su visita, o ella les arrojará cenizas a los ojos, cegándolos temporalmente.

En Milán en particular, verá a Santa Lucía representada en la Catedral, ya que es considerada la protectora de los escultores de la Veneranda Fabbrica del Duomo, quienes procesaban mármol todos los días, continuamente en riesgo de ser golpeados en los ojos por astillas o astillas. cegado por el polvo. De los muchos eventos importantes que tienen lugar en su honor en la zona, todos los años la Chiesa di Santa Maria Annunciata en Camposanto tiene una misa para agradecerle y distribuir el "pan de Santa Lucía".

En el sur de Italia, Santa Lucía es honrada con desfiles y fiestas religiosas más tradicionales. La celebración más importante tiene lugar en Siracusa, por supuesto. Las festividades comienzan la noche anterior cuando trasladan su estatua de plata de su capilla al altar mayor de su catedral iluminada con velas. A la mañana siguiente, una procesión de 60 hombres con boinas verdes lleva su estatua de plata por toda la ciudad, haciendo paradas en las catedrales más importantes y el Mar Jónico.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Aunque Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas luego ordenaron a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su día de fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó mayor fama aquí cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, encienden velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. Y en lugar de leche y galletas, las familias dejan el café y el pastel —a veces también galletas y naranjas— para el santo y agua y heno para el burro. Sin embargo, los niños no pueden ver su visita, o ella les arrojará cenizas a los ojos, cegándolos temporalmente.

En Milán en particular, verá a Santa Lucía representada en la Catedral, ya que es considerada la protectora de los escultores de la Veneranda Fabbrica del Duomo, quienes procesaban mármol todos los días, continuamente en riesgo de ser golpeados en los ojos por astillas o astillas. cegado por el polvo. De los muchos eventos importantes que tienen lugar en su honor en la zona, todos los años la Chiesa di Santa Maria Annunciata en Camposanto tiene una misa para agradecerle y distribuir el "pan de Santa Lucía".

En el sur de Italia, Santa Lucía es honrada con desfiles y fiestas religiosas más tradicionales. La celebración más importante tiene lugar en Siracusa, por supuesto. Las festividades comienzan la noche anterior cuando trasladan su estatua de plata de su capilla al altar mayor de su catedral iluminada con velas. A la mañana siguiente, una procesión de 60 hombres con boinas verdes lleva su estatua de plata por toda la ciudad, haciendo paradas en las catedrales más importantes y el Mar Jónico.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Si bien Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas ordenaron entonces a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó mayor fama aquí cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, encienden velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. Y en lugar de leche y galletas, las familias dejan el café y el pastel —a veces también galletas y naranjas— para el santo y agua y heno para el burro. Sin embargo, los niños no pueden ver su visita, o ella les arrojará cenizas a los ojos, cegándolos temporalmente.

En Milán en particular, verá a Santa Lucía representada en la Catedral, ya que es considerada la protectora de los escultores de la Veneranda Fabbrica del Duomo, quienes procesaban mármol todos los días, continuamente en riesgo de ser golpeados en los ojos por astillas o astillas. cegado por el polvo. De los muchos eventos importantes que tienen lugar en su honor en la zona, todos los años la Chiesa di Santa Maria Annunciata en Camposanto tiene una misa para agradecerle y distribuir el "pan de Santa Lucía".

En el sur de Italia, Santa Lucía es honrada con desfiles y fiestas religiosas más tradicionales. La celebración más importante tiene lugar en Siracusa, por supuesto. Las festividades comienzan la noche anterior cuando trasladan su estatua de plata de su capilla al altar mayor de su catedral iluminada con velas. A la mañana siguiente, una procesión de 60 hombres con boinas verdes lleva su estatua de plata por toda la ciudad, haciendo paradas en las catedrales más importantes y el Mar Jónico.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Si bien Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas luego ordenaron a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su día de fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó mayor fama aquí cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, queman velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. Y en lugar de leche y galletas, las familias dejan el café y el pastel —a veces también galletas y naranjas— para el santo y agua y heno para el burro. Sin embargo, los niños no pueden ver su visita, o ella les arrojará cenizas a los ojos, cegándolos temporalmente.

En Milán en particular, verá a Santa Lucía representada en la Catedral, ya que es considerada la protectora de los escultores de la Veneranda Fabbrica del Duomo, quienes procesaban mármol todos los días, continuamente en riesgo de ser golpeados en los ojos por astillas o astillas. cegado por el polvo. De los muchos eventos importantes que tienen lugar en su honor en la zona, todos los años la Chiesa di Santa Maria Annunciata en Camposanto tiene una misa para agradecerle y distribuir el "pan de Santa Lucía".

En el sur de Italia, Santa Lucía es honrada con desfiles y fiestas religiosas más tradicionales. La celebración más importante tiene lugar en Siracusa, por supuesto. Las festividades comienzan la noche anterior cuando trasladan su estatua de plata de su capilla al altar mayor de su catedral iluminada con velas. A la mañana siguiente, una procesión de 60 hombres con boinas verdes lleva su estatua de plata por toda la ciudad, haciendo paradas en las catedrales más importantes y el Mar Jónico.


Artículos de: Kayla Pantano

En todo el país, los italianos celebran La Festa della Santa Lucia (Fiesta de Santa Lucía) anualmente el 13 de diciembre. Si bien Santa Lucía es más popular en Escandinavia, nació, vivió y murió mártir en Sicilia. Por lo tanto, las devociones especiales para ella se llevan a cabo en toda la península, específicamente en el norte, pero también en su región natal de Sicilia.

Patrona de los Ciegos

Lucía fue perseguida por su fe alrededor del año 300 E.C., lo que la convirtió en una de las primeras mártires cristianas registradas. Varias leyendas narran que ella usaría una corona a la luz de las velas mientras llevaba comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas. Según la historia tradicional, la santa virgen se negó a casarse con un poderoso pagano, que se enamoró de sus ojos legendarios. Enfurecido por el rechazo, envió soldados para cegarla, pero sus ojos fueron restaurados milagrosamente. En otra versión, los arrancó ella misma y se los envió a su pretendiente en una bandeja. Las autoridades romanas luego ordenaron a Lucía que trabajara en un burdel, pero ella se negó a ir. Como ni siquiera un fuego encendido bajo sus pies pudo hacer que se moviera, uno de sus perseguidores finalmente la mató apuñalándola en la garganta con una espada.

Ha sido venerada como la santa patrona de los ciegos y con frecuencia se la muestra sosteniendo sus ojos en una placa de oro. Quizás no por casualidad, el nombre de Lucía deriva del latín lux o lucis para la luzluce en italiano). Su día de fiesta coincidió una vez con el solsticio de invierno, el día más corto y oscuro del año antes de las reformas del calendario, y por lo tanto se ha convertido en un festival de luz. Como cae dentro de la temporada de Adviento solo 12 días antes de Navidad, el Día de Santa Lucía también apunta a la llegada de Cristo, el luz del mundo.

Hambruna en Siracusa, Sicilia

Lucía es también la santa patrona de su ciudad natal, Siracusa, Sicilia. De hecho, ganó aquí mayor fama cuando la gran hambruna siciliana de 1582 terminó el día de su fiesta, gracias al barco cargado de trigo que entró en el puerto. En lugar de procesar el trigo en harina, la gente hambrienta simplemente lo hervía y se lo comía. Ahora, los sicilianos honran su memoria absteniéndose de cualquier cosa que esté hecha de harina de trigo el 13 de diciembre. Tradicionalmente, comen granos integrales, que generalmente toman la forma de cuccia—Un postre de bayas de trigo hervidas endulzadas con ricotta y miel.

Celebraciones de hoy

Por lo general, en este día, los italianos se reúnen, queman velas y antorchas y disfrutan de una gran cantidad de comida y bebida. Sin embargo, las celebraciones tradicionales de Santa Lucía varían según la región.

En el norte de Italia, específicamente en Trentino-Alto Adige, Lombardía, Véneto, Friuli-Venezia Giulia y Emilia-Romagna, Santa Lucía se celebra de manera similar a la tradición de San Nicolás. Pero en lugar de viajar en trineo, monta en su burro y visita las casas en la víspera de su fiesta, mostrando los regalos para los buenos niños. And rather than milk and cookies, families leave out coffee and cake—sometimes biscuits and oranges too—for the saint and water and hay for the donkey. However, the children cannot watch her visit, or she will throw ashes in their eyes, temporarily blinding them.

In Milan in particular, you will see St. Lucy represented in the Cathedral, as she is considered the protector of the sculptors of the Veneranda Fabbrica del Duomo, who processed marble every day, continuously at risk of being hit in the eyes by splinters or blinded by the dust. Of the many important events that take place in her honor in the area, every year the Chiesa di Santa Maria Annunciata in Camposanto has a Mass to thank her and to distribute "St. Lucy’s bread."

In southern Italy, Santa Lucia is honored with more traditional religious parades and feasts. The most important celebration takes place in Siracusa, of course. Festivities begin the night before when they move her silver statue from its chapel to the high altar of her candle-lit cathedral. The next morning, a procession of 60 men with green berets carry her silver statue throughout the entire city, making stops at the most important cathedrals and the Ionian Sea.


Articles by: Kayla Pantano

Throughout the country, Italians celebrate La Festa della Santa Lucia (The Feast of Saint Lucy) annually on December 13. While Santa Lucia is most popular in Scandinavia, she was born, lived, and died a martyr in Sicily. Therefore, special devotions for her take place up and down the peninsula, specifically in the north, but also in her home region of Sicily.

Patron Saint of the Blind

Lucia was persecuted for her faith around 300 C.E., making her one of the earliest recorded Christian martyrs. Various legends narrate that she would wear a candle-lit wreath as she carried food and aid to Christians hiding in catacombs. According to the traditional story, the saintly virgin refused to marry a powerful pagan man, who fell in love with her legendary eyes. Raging from rejection, he sent soldiers to blind her, but her eyes were miraculously restored. In another version, she plucked them out herself and sent them to her suitor on a platter. Roman authorities then ordered Lucia to work in a brothel, but she refused to go. As not even a fire set under her feet could get her to budge, one of her persecutors ultimately killed her by stabbing her in the throat with a sword.

She has been venerated as the patron saint of the blind and is frequently shown holding her eyes on a golden plate. Perhaps not coincidentally, Lucia’s name derived from the Latin lux o lucis for light (luce en italiano). Her feast day once coincided with the Winter Solstice, the shortest and darkest day of the year before calendar reforms, and has accordingly become a festival of light. As it falls within the Advent season just 12 days before Christmas, Saint Lucy’s Day also points to the arrival of Christ, the luz of the world.

Famine in Siracusa, Sicilia

Lucia is also the patron saint of her hometown, Syracuse, Sicily. In fact, she gained greater fame here when the great Sicilian famine of 1582 ended on her feast day, thanks to the ship loaded with wheat that entered the harbor. Rather than processing the wheat into flour, the starving people simply boiled and ate it. Now, Sicilians honor her memory by abstaining from anything that is made of wheat flour on December 13. Traditionally, they eat whole grains, which usually take the form of cuccia—a dessert of boiled wheat berries sweetened with ricotta and honey.

Today’s Celebrations

Typically on this day, Italians gather together, burn candles and torches, and enjoy an abundance of food and drink. However, traditional celebrations of Santa Lucia vary according to region.

In northern Italy, specifically in Trentino-Alto Adige, Lombardy, Veneto, Friuli-Venezia Giulia, and Emilia-Romagna, Santa Lucia is celebrated similarly to the Saint Nicholas tradition. But instead of traveling on a sleigh, she rides on her donkey and visits homes on the eve of her feast day, baring gifts for the good children. And rather than milk and cookies, families leave out coffee and cake—sometimes biscuits and oranges too—for the saint and water and hay for the donkey. However, the children cannot watch her visit, or she will throw ashes in their eyes, temporarily blinding them.

In Milan in particular, you will see St. Lucy represented in the Cathedral, as she is considered the protector of the sculptors of the Veneranda Fabbrica del Duomo, who processed marble every day, continuously at risk of being hit in the eyes by splinters or blinded by the dust. Of the many important events that take place in her honor in the area, every year the Chiesa di Santa Maria Annunciata in Camposanto has a Mass to thank her and to distribute "St. Lucy’s bread."

In southern Italy, Santa Lucia is honored with more traditional religious parades and feasts. The most important celebration takes place in Siracusa, of course. Festivities begin the night before when they move her silver statue from its chapel to the high altar of her candle-lit cathedral. The next morning, a procession of 60 men with green berets carry her silver statue throughout the entire city, making stops at the most important cathedrals and the Ionian Sea.


Articles by: Kayla Pantano

Throughout the country, Italians celebrate La Festa della Santa Lucia (The Feast of Saint Lucy) annually on December 13. While Santa Lucia is most popular in Scandinavia, she was born, lived, and died a martyr in Sicily. Therefore, special devotions for her take place up and down the peninsula, specifically in the north, but also in her home region of Sicily.

Patron Saint of the Blind

Lucia was persecuted for her faith around 300 C.E., making her one of the earliest recorded Christian martyrs. Various legends narrate that she would wear a candle-lit wreath as she carried food and aid to Christians hiding in catacombs. According to the traditional story, the saintly virgin refused to marry a powerful pagan man, who fell in love with her legendary eyes. Raging from rejection, he sent soldiers to blind her, but her eyes were miraculously restored. In another version, she plucked them out herself and sent them to her suitor on a platter. Roman authorities then ordered Lucia to work in a brothel, but she refused to go. As not even a fire set under her feet could get her to budge, one of her persecutors ultimately killed her by stabbing her in the throat with a sword.

She has been venerated as the patron saint of the blind and is frequently shown holding her eyes on a golden plate. Perhaps not coincidentally, Lucia’s name derived from the Latin lux o lucis for light (luce en italiano). Her feast day once coincided with the Winter Solstice, the shortest and darkest day of the year before calendar reforms, and has accordingly become a festival of light. As it falls within the Advent season just 12 days before Christmas, Saint Lucy’s Day also points to the arrival of Christ, the luz of the world.

Famine in Siracusa, Sicilia

Lucia is also the patron saint of her hometown, Syracuse, Sicily. In fact, she gained greater fame here when the great Sicilian famine of 1582 ended on her feast day, thanks to the ship loaded with wheat that entered the harbor. Rather than processing the wheat into flour, the starving people simply boiled and ate it. Now, Sicilians honor her memory by abstaining from anything that is made of wheat flour on December 13. Traditionally, they eat whole grains, which usually take the form of cuccia—a dessert of boiled wheat berries sweetened with ricotta and honey.

Today’s Celebrations

Typically on this day, Italians gather together, burn candles and torches, and enjoy an abundance of food and drink. However, traditional celebrations of Santa Lucia vary according to region.

In northern Italy, specifically in Trentino-Alto Adige, Lombardy, Veneto, Friuli-Venezia Giulia, and Emilia-Romagna, Santa Lucia is celebrated similarly to the Saint Nicholas tradition. But instead of traveling on a sleigh, she rides on her donkey and visits homes on the eve of her feast day, baring gifts for the good children. And rather than milk and cookies, families leave out coffee and cake—sometimes biscuits and oranges too—for the saint and water and hay for the donkey. However, the children cannot watch her visit, or she will throw ashes in their eyes, temporarily blinding them.

In Milan in particular, you will see St. Lucy represented in the Cathedral, as she is considered the protector of the sculptors of the Veneranda Fabbrica del Duomo, who processed marble every day, continuously at risk of being hit in the eyes by splinters or blinded by the dust. Of the many important events that take place in her honor in the area, every year the Chiesa di Santa Maria Annunciata in Camposanto has a Mass to thank her and to distribute "St. Lucy’s bread."

In southern Italy, Santa Lucia is honored with more traditional religious parades and feasts. The most important celebration takes place in Siracusa, of course. Festivities begin the night before when they move her silver statue from its chapel to the high altar of her candle-lit cathedral. The next morning, a procession of 60 men with green berets carry her silver statue throughout the entire city, making stops at the most important cathedrals and the Ionian Sea.


Articles by: Kayla Pantano

Throughout the country, Italians celebrate La Festa della Santa Lucia (The Feast of Saint Lucy) annually on December 13. While Santa Lucia is most popular in Scandinavia, she was born, lived, and died a martyr in Sicily. Therefore, special devotions for her take place up and down the peninsula, specifically in the north, but also in her home region of Sicily.

Patron Saint of the Blind

Lucia was persecuted for her faith around 300 C.E., making her one of the earliest recorded Christian martyrs. Various legends narrate that she would wear a candle-lit wreath as she carried food and aid to Christians hiding in catacombs. According to the traditional story, the saintly virgin refused to marry a powerful pagan man, who fell in love with her legendary eyes. Raging from rejection, he sent soldiers to blind her, but her eyes were miraculously restored. In another version, she plucked them out herself and sent them to her suitor on a platter. Roman authorities then ordered Lucia to work in a brothel, but she refused to go. As not even a fire set under her feet could get her to budge, one of her persecutors ultimately killed her by stabbing her in the throat with a sword.

She has been venerated as the patron saint of the blind and is frequently shown holding her eyes on a golden plate. Perhaps not coincidentally, Lucia’s name derived from the Latin lux o lucis for light (luce en italiano). Her feast day once coincided with the Winter Solstice, the shortest and darkest day of the year before calendar reforms, and has accordingly become a festival of light. As it falls within the Advent season just 12 days before Christmas, Saint Lucy’s Day also points to the arrival of Christ, the luz of the world.

Famine in Siracusa, Sicilia

Lucia is also the patron saint of her hometown, Syracuse, Sicily. In fact, she gained greater fame here when the great Sicilian famine of 1582 ended on her feast day, thanks to the ship loaded with wheat that entered the harbor. Rather than processing the wheat into flour, the starving people simply boiled and ate it. Now, Sicilians honor her memory by abstaining from anything that is made of wheat flour on December 13. Traditionally, they eat whole grains, which usually take the form of cuccia—a dessert of boiled wheat berries sweetened with ricotta and honey.

Today’s Celebrations

Typically on this day, Italians gather together, burn candles and torches, and enjoy an abundance of food and drink. However, traditional celebrations of Santa Lucia vary according to region.

In northern Italy, specifically in Trentino-Alto Adige, Lombardy, Veneto, Friuli-Venezia Giulia, and Emilia-Romagna, Santa Lucia is celebrated similarly to the Saint Nicholas tradition. But instead of traveling on a sleigh, she rides on her donkey and visits homes on the eve of her feast day, baring gifts for the good children. And rather than milk and cookies, families leave out coffee and cake—sometimes biscuits and oranges too—for the saint and water and hay for the donkey. However, the children cannot watch her visit, or she will throw ashes in their eyes, temporarily blinding them.

In Milan in particular, you will see St. Lucy represented in the Cathedral, as she is considered the protector of the sculptors of the Veneranda Fabbrica del Duomo, who processed marble every day, continuously at risk of being hit in the eyes by splinters or blinded by the dust. Of the many important events that take place in her honor in the area, every year the Chiesa di Santa Maria Annunciata in Camposanto has a Mass to thank her and to distribute "St. Lucy’s bread."

In southern Italy, Santa Lucia is honored with more traditional religious parades and feasts. The most important celebration takes place in Siracusa, of course. Festivities begin the night before when they move her silver statue from its chapel to the high altar of her candle-lit cathedral. The next morning, a procession of 60 men with green berets carry her silver statue throughout the entire city, making stops at the most important cathedrals and the Ionian Sea.


Ver el vídeo: El Asesor de restaurantes 13 The Helm (Octubre 2021).